Acordes que cambian el día a día

El congreso ‘El bienestar y la música: entre dos aguas’ presenta este arte como motor para alcanzar la felicidad y la paz personal

Foto: Héctor Márquez, Fidel Moreno, Ramoncín y Javier Ojeda, en su charla en el congreso de la SER. 

Un estudio de la Sociedad Europea de Cardiología señala que la música, como el cine y la literatura, sirve para controlar la presión arterial y la salud del corazón. Otras investigaciones apuntan que reduce los niveles de estrés, estimula la concentración o, incluso, dispara la liberación de endorfinas. La música, como motor para alcanzar la felicidad y la paz personal, fue la protagonista del congreso El bienestar y la músicaentre dos aguas organizado el pasado fin de semana por Cadena SER en Punta Umbría (Huelva).

El encuentro reunió a artistas como Pedro Guerra, Javier Ojeda, Christina Rosenvinge, Ramoncín o Estrella y Soleá Morente, entre otros, para hablar de cómo las canciones han influido en sus vidas y en esa búsqueda de la felicidad. “La música produce un sentimiento tan profundo que como inunde algo se apodera de todo”, señala el director comercial de la red de emisoras de PRISA Radio, Carlos P. González de Canales.

Las palabras de González de Canales encierran la esencia de un congreso en el que también participaron el cineasta Carlos Saura, el guitarrista Ariel Rot y las cantantes Rozalén y Silvia Superstar. Artistas, expertos y sociólogos debatieron sobre esos beneficios de la música y la importancia que ha tenido en sus vidas personales y profesionales. “Soy una de las personas a las que más le gusta la música, vivo por y para ella”, aseguró Ojeda. “Fue asombroso cuando me di cuenta de lo que se podía comunicar con las canciones”, dijo Ramoncín. “El arte es la mejor terapia para sobrevivir”, afirmó Soleá Morente.

A lo largo de diferentes mesas, los ponentes analizaron aspectos como el papel de las canciones en la historia, la música como instrumento para reivindicar los derechos de una minoría, los entresijos para mantenerse en esta profesión tras décadas de éxito y los secretos para componer e interpretar. “De todas las disciplinas artísticas, la música es la que más tenemos integrada en nuestras vivencias”, mantiene Rosenvinge.

Este congreso, que celebra su tercera edición en Huelva, se suma a otros tantos organizados por la emisora de PRISA en diferentes puntos de España, como Teruel, Córdoba y Málaga, y que tienen como ejes el amor, los viajes, la sabiduría o la felicidad, según recuerda González de Canales. “La idea de los Congresos del bienestar surgió en plena crisis, cuando todos los medios de comunicación hablaban continuamente de las deudas, de los bonos basura, del paro, del desempleo, de los desahucios… Lo que intentamos fue buscar una serie de temáticas y vincularlas a determinadas ciudades para elaborar una serie de conceptos que nos conduzcan al bienestar de las personas”, explica el responsable, quien resalta los tremendos efectos beneficiosos de la música vinculados con el bienestar.

Foto de familia del congreso ‘El bienestar y la música: entre dos aguas’. 

“Los expertos afirman que escuchar música y sobre todo, tocarla, representa unas de las mejores estrategias para ejercitar el cerebro. Estas prácticas previenen la pérdida de la memoria y ayudan a preservar la agudeza mental por más tiempo. La música tiene todo el potencial de mejorar el humor. De hecho, desencadena las mismas reacciones químicas de bienestar que saborear una buena barra de chocolate o disfrutar de la intimidad con tu pareja. Las canciones que nos llegan al alma hacen liberar endorfinas”, añade el director de Radio Huelva, Miguel Doña. Expertos como el neurólogo Facundo Manes remarcan que la música puede ser una herramienta poderosa en el tratamiento de trastornos cerebrales y lesiones adquiridas ayudando a los pacientes a recuperar habilidades lingüísticas y motrices, ya que activa a casi todas las regiones del cerebro.

Celebrado en el Teatro del Mar de Punta Umbría y con más de 200 asistentes, el congreso presume de haber reunido en estas tres ediciones a artistas como Joan Manuel Serrat, Ana Belén, Miguel Ríos, Víctor Manuel, Jerry García, Chris Stewart de Genesis y Gonzalo García Pelayo. “Como decía David Trueba en uno de estos congresos, ‘al final en la vida se funciona por eliminación, y pensar en las ocasiones en las que la música te ha producido malestar te hace llegar a pensar en las veces que la música te hace sentir bienestar’ y estas últimas son, sin duda, las más numerosas”, dice González.

(Antonio J. Mora para El País).

Share on facebook
Share on twitter