Animales de mercado

Unos meses antes de morir Zygmunt Bauman dejando su legado de pensamiento líquido al alcance de nuestros bolsillos, nos soltó una piedra más en el tejado durante una de sus últimas entrevistas para recordarnos algo que vemos cada Navidad como es que las ideas de felicidad acaban en una tienda. El sistema capitalista es nuestro particular Saturno que nos devora sin descanso desde que lo inventamos con nuevas sorpresas a cada paso, vendemos lo que tenemos para comprar lo que se supone que queremos tener. Una contradicción tan evidente como pasear por calle Larios bajo la marea lumínica de estas fechas, mismo punto de partida de la manifestación para protestar por el cambio climático. No es fácil aceptar quedarnos sin un trozo del pastel cuando cualquier idea se arroja a los mercados por muy pura que naciera, ya sea punk o medioambiente.

Y escribo esto desde mi hogar con calefacción y fibra óptica esperando que no cancelen mi vuelo a Alemania porque en la vecina Francia están de huelga para protestar contra la reforma de la jubilación que planea el presidente Emmanuel Macron. Aunque lo mío es una ‘buena causa’, hacer llegar el arte andaluz a tierras más frías, llamarles la atención sobre lo que está ocurriendo con esta vuelta a la pintura que tomando como referencia a los clásicos, también mira la pintura de artistas como Neo Rauch, Borremans o Richter.

Pero estaré de vuelta para escuchar el último concierto terapia de este año de Boleros Imperfectos, la banda liderada por Eduardo Retamero y el escultor peruano Lesli Sánchez el viernes 13 en La Nave.

Y no pienso perderme la presentación del nuevo disco de nuestro Javier Ojeda en el Teatro Cervantes el próximo 15 de diciembre acompañado de una mágica alineación de astros como son La Mari, Julia Martín, Celia Flores y Suzette Moncrief, entre otros. Afortunadamente, el arte aún conecta con esa parcela de nuestra alma que no está en venta y nos recuerda que un quejío bien dado alegra más el corazón que dos horas de Black Friday, por lo menos a mí.

(Sandra Pedraja para Diario Sur).

Share on facebook
Share on twitter