Apoteósica reedición de La Noche Rosa

Crónica del concierto que Danza Invisible, Pablo Carbonell, Nacho Campillo y Carlos Segarra ofrecieron en Fuengirola

La Noche Rosa de Fuengirola se convirtió, entre 1984 y 1996, en una cita obligada para ver a los mejores grupos de los 80. Por ella desfilaron Radio Futura, Gabinete Caligari, Héroes del Silencio, Los Ronaldos, Los Rodríguez, Seguridad Social, La Unión, Golpes Bajos, El Último de la Fila y Mecano, entre otros. Ya el pasado mes de abril, hubo un anticipo con un concierto de Tennessee, El Norte, Bernardo Vázquez (The Refrescos), Alfonso Aguado (Los Inhumanos) y Pepe Begines (No Me Pises Que Llevo Chanclas), si bien la apoteosis de la reedición de este mítico festival se alcanzó el pasado 29 de agosto con el concierto que ofrecieron Danza Invisible, Pablo Carbonell (Los Toreros Muertos), Nacho Campillo (Tam Tam Go) y Carlos Segarra (Los Rebeldes).

 

Un lugar con sumo encanto como el castillo Sohail fue el epicentro de una noche memorable, que concitó a varios miles de nostálgicos de una década dorada, la de los 80, que sigue muy viva en la voz, y la música, de sus protagonistas, muchos de los cuales siguen actuando con sus grupos respectivos o en solitario. En este caso, fue la banda malagueña Danza Invisible la que ejerció como anfitriona, con algunas gemas de su repertorio, tales como La estanquera del puerto, en la que Pablo Carbonell acompañó a Javier Ojeda. Luego, el vocalista de Los Toreros Muertos dejó un par de clásicos de éstos, Yo no me llamo Javier y Mi agüita amarilla.

 

El respetable disfrutaba de lo lindo con éxitos imperecederos de los malagueños como Sabor de amor, que provocó el éxtasis colectivo. Para arrostrar Al amanecer, Ojeda invitó a Nacho Campillo, que luego interpretó sendos clásicos de Tam Tam Go, Manuel, Raquel y Espaldas mojadas.

 

Tras otro hit indiscutible de Danza Invisible, Reina del Caribe, subió al escenario el tercer invitado de la noche, Carlos Segarra, que dejó dos temas bandera de Los Rebeldes,Bajo la luz de la luna y Mescalina. Luego, colaboró junto a Ojeda en A este lado de la carretera, estupenda versión delBright side of the road, del gran Van Morrison. El club del alcohol sirvió para despedir esta apoteósica y exitosa reedición de La Noche Rosa de Fuengirola.

 

(Artículo de Francisco Reina para POPes80).

Share on facebook
Share on twitter