Asunto: ¿Qué tal, Alejandro?

¿Cómo estás, tío? No sé si te acordarás de mí, ¡soy Javier, el de Danza! Nos conocimos allá por el 92, en una movida que organizó 40 principales con una banda “all-stars” a la que se sumaban distintos cantantes. Estaba Calamaro, Teo de Cómplices… ¿ya recuerdas, no? Lo cierto es que me caíste de puta madre, me dijiste que llevabas dos días de farra con tu colega Antonio Flores, y aguantaste estoicamente mis perversas bromas con tu apellido: “¡ah, tú debes ser Alejandro Sainz, el famoso corredor de rallys!”. Yo canté una de los Doors y tú hiciste “Condena de amor” de Radio Futura. Estuvo bien la cosa, la verdad.

Ya me he enterado de que últimamente andas enmarronado con lo del hijo ese que te ha salido, y las movidas con la parienta. Pero don’t worry, que no te voy a comer el coco, sólo estoy aquí para ayudarte, tranquilo. Mira, he de reconocer que hace años nos dejaste impresionados a algunos con temazos como “Corazón partío” o ese “Cai” que le hiciste a Niña Pastori. ¡Qué bonito! Nos demostraste a muchos que no eras sólo un cantante baboso para niñas, que eras capaz de hacer grandes canciones para todos los públicos, cosa harto difícil. Pero últimamente me tienes preocupado. Ya me he enterado de que has tenido que suspender parte de la gira por stress y tal. ¿Pero cómo puede estar agobiado un tío con la pasta que tú tienes? Me vas a perdonar, pero yo creo que te lo montas fatal. Por eso, permíteme que te dé algunos consejos:

 

-No te obsesiones con la credibilidad. Por querer ir de auténtico te ha salido, para mi gusto, un ladrillo de disco terrible. ¿Y por qué cantas ahora así, que parece que estás pedo? Una cosa es cantar rajao y otra afónico, creo yo. Y tú tienes un pellizco chulo, tío, no lo desaproveches.

-Vende tu casa de Miami, allí sólo viven los horteras, ¡hombre! ¿Que quieres estar tranquilo en un sitio con buen clima? Pues mira, vente pa’ Marbella, que aunque ya no está Gil seguro que te hacen un huequito en algún sitio de ensueño y apartadito. Sin problema.

-¿Falla la inspiración? Pues hazte un disco con otros compositores, no seas ruina, que ya has demostrado lo que vales. Te coges gente que te guste y le pides canciones, ¡tú veras como hay varias que te encantan! Yo mandaría al carajo al productor ese plasta que tienes. Si lo que quieres es hacer un BUEN disco y no un disco de ÉXITO mejor que te pongas en manos de alguien del underground, un Mastretta, por ejemplo, que te lime los puntos más standard.

En fin, a lo mejor vendes algo menos, has de tocar en sitios más pequeñitos, pero seguro que no te va a ir mal. Estarás más relajado, más feliz, cerca de los tuyos. Hazme caso, que te lo dice uno que sabe de qué va la cosa.

 

 

Artículo publicado en ADN Málaga el 14-06-07.

Share on facebook
Share on twitter