La música en vivo une sus fuerzas en Málaga

El nuevo colectivo aboga por revisar la normativa sobre licencias y apuesta por su independencia frente a las instituciones públicas
Los promotores de espectáculos crean una asociación para velar por los intereses del sector


Los promotores de la asociación, junto al músico Javier Ojeda (segundo por la derecha). :: Juan Antonio Rueda

EL PROYECTO
La asociación
Nombre: Málaga Suena.
Integrantes: Forman parte del colectivo, entre otros, los responsables de Producciones Garoa, París 15 y Orion Producciones.
Los objetivos
Unidad: La integración de los promotores malagueños de espectáculos musicales.
Normativa: En la agenda del colectivo figura la celebración de reuniones con las instituciones locales y autonómicas para revisar la legislación y las licencias para poder ofrecer espectáculos musicales en directo.
Músicos: También pretende «buscar fórmulas para la regularización del trabajo» de los intérpretes malagueños.

La asociación pide una reflexión sobre los permisos «siempre dentro del respeto extremo por la legalidad»

Lo que parece la causa quizá sea el efecto. Más de un oído inquieto se debe de preguntar a menudo: ¿por qué en los bares de Málaga casi todos los grupos tocan versiones de grandes éxitos? La respuesta sonó ayer en El Palomar de El Pimpi: hay en la ciudad pocos espacios donde se permiten actuaciones en directo y los empresarios suelen huir como de la peste del riesgo de un repertorio poco conocido a manos de una banda que está empezando.
Fue una de las primeras reflexiones en voz alta de una comparecencia que contrapuso el tipismo de su escenario con la propuesta actual -en ocasiones también alternativa- que suelen poner sobre el escenario los promotores musicales que presentaban la asociación Málaga Suena. Una iniciativa que nace con una primera premisa: «Unir fuerzas para hacer más fuerte el sector».
El evento tuvo como padrino al músico y vocalista de Danza Invisible Javier Ojeda, quien se refirió a ese «virus de versiones» que suele aquejar a muchas de las salas que ofrecen actuaciones en vivo en Málaga. «Es fundamental que los grupos toquen su propio material», reivindicó Ojeda, quien sostuvo que las actuaciones en directo «traen riqueza a la ciudad».
Se trata de uno de los ejes del discurso de Málaga Suena, en cuya agenda figuran reuniones con los responsables municipales y autonómicos para abordar asuntos cruciales para el sector. En la primera cita abogarán por una revisión de «las condiciones de las licencias» necesarias para ofrecer espectáculos musicales en directo. Así lo anunció el promotor Manuel Torres, que contó con la apostilla de José Luis Marqués: «Planteamos una apertura, siempre dentro del respeto extremo por la legalidad».
Espacios preparados
Una medida que iría encaminada, sobre todo, «hacia los espacios que ya están preparados para albergar espectáculos en vivo dentro de los márgenes que marca la ley» y que sin embargo se encuentran con la paralización de las licencias municipales desde 1997, como sostuvieron los representantes de Málaga Suena.
Otro de los frentes se refiere a la modificación de la normativa autonómica que impide la entrada a las salas de conciertos a menores de 16 años, aunque vayan acompañados por sus padres o tutores. Una norma que «cabría revisar», según los responsables de Málaga Suena, sobre todo, tras la entrada en vigor de la ley que impide fumar en recintos de ocio cerrados, tal y como argumentaron los responsables del colectivo.
En su presentación en sociedad, Málaga Suena reiteró su «vocación aperturista» a la hora de acoger a nuevos socios, no sólo del ámbito provincial, sino también del regional y nacional. «Málaga tiene un potencial extraordinario, pero está infravalorada en las programaciones musicales a nivel internacional», sostuvo David Acedo, quien lamentó que, en la ciudad, «lo que se hace, lo hacen casi siempre los mismos».
Una autocrítica que Acedo combinó con un mensaje de unidad: «Tenemos que sumar esfuerzos para contar con una oferta musical más intensa y de mayor calidad». Asimismo, el promotor musical realizó un notable alegato en favor de la independencia del sector de los poderes públicos. «Creemos en nuestros proyectos y en el libre mercado», resumió Acedo, quien defendió, no obstante, la «vinculación» de las instituciones públicas en la programación musical, sobre todo, a la hora de dar difusión a los eventos.
Proyecto abierto
Un asunto que sirvió para enlazar con otro de los frentes abiertos desde Málaga Suena: la necesidad de que la iniciativa pública y la privada no compitan entre sí -ni entre ellas mismas- en la agenda musical malagueña. «Nos presentamos como una asociación abierta, cuantos más seamos, más fuertes seremos», reiteró Marqués en referencia a un colectivo que suma a profesionales de Producciones Garoa, París 15 y Orion Producciones, entre otras firmas integradas en Málaga Suena.
«Invitamos a cualquier empresa que se dedique a la promoción de espectáculos musicales en vivo a integrarse en la asociación», aportó Torres. Una puerta abierta que David Acedo cruzó para plantear un proyecto de futuro: «Soñamos con la posibilidad de que todas las salas y promotoras malagueñas se unan y coordinen para organizar un festival durante, por ejemplo, una semana».
Una iniciativa que se miraría en el espejo del Festimad madrileño. Sería una buena oportunidad para escuchar a las bandas locales y de otros lares… con sus propios repertorios. Y alguna versión, quizá.

 

(Reportaje de Antonio Javier López para Diario Sur).

Share on facebook
Share on twitter