La voz de Danza Invisible, Javier Ojeda: «Perú evoca magia»

Javier Ojeda, la voz de los ochentas que marcó la historia del pop español como líder de la banda española Danza Invisible llega a Perú para un show de «nostalgia e innovación».

 

Éxitos como ‘Sin aliento’, ‘El joven nostálgico’ y ‘Agua sin sueño’ son algunos de los temas interpretados por Javier Ojeda, hoy, además, solista, y próximo a retornar a Perú, un lugar que, cuenta a Terra Perú, le evoca «misterio, magia y exotismo».

La voz de Danza Invisible retorna al país para ofrecer un concierto en la capital, el 8 de noviembre. Las entradas están a la venta en los módulo de Teleticket con un 10% de descuento hasta el 1 de noviembre.

 

TERRA: ¿Qué recuerdas guardas sobre tu primera visita a Perú?

La amabilidad extrema del peruano, su cortesía y ganas de agradar. La gastronomía, ¡cómo no! Perú, el mismo vocablo, siempre ha evocado en mí misterio, magia y exotismo, incluso hay aquí una expresión arcaica que dice “eso bien vale un Perú”. Tengo tremenda ilusión y curiosidad. Es maravilloso poder mostrar tu música a tantísimos kilómetros de distancia, ver cómo reacciona el público con unas piezas u otras. Espero acertar con el repertorio. Intentaré ofrecer muchas de mis facetas sin dejar de lado nada que la gente desee escuchar.

 

T: ¿Eres de los que creen que los años ochentas son irremplazables musicalmente?

Al menos en España, sí. Yo me considero un privilegiado por haber salido en esa época, la más floreciente del pop español, la que ofrecía más oportunidades a los artistas. Ahora la gente joven lo tiene mucho más difícil que cuando surgimos nosotros.

 

T: ¿Cuán complicado fue debutar en solista tras años con la imagen de Danza Invisible?

Fue una experiencia mágica en un pequeño teatrito de Málaga que se saldó con un rotundo éxito y la sorpresa de que mi caudal expresivo no se quedaba en Danza Invisible. Ocurre que a veces te apetece salir de los formatos establecidos de la banda de rock y probar otras cosas, otros instrumentos y estructuras.

 

T: El disco ‘Reversos’ tiene la peculiaridad de tu desnudo en público como portada, ¿a qué se debió?

Para mí no tiene nada de misterio, lo último que quise hacer fue provocar. Cuando me enseñaron la idea de portada con esa fotografía que me tomó José Cortés, al principio dudé pero luego pensé: ¿por qué no? Funciona perfecto con el significado de ‘Reversos’, es el otro lado, lo que no se muestra. Y me pareció valiente mostrarme tal como soy: con una pose ligeramente desfavorecida, sin maquillaje ni preparación alguna. Tómalo como una reacción contra esta reciente dictadura de la imagen que nos invade o simplemente como una bonita portada, y punto.

 

T: ¿En qué medida han influenciado las nuevas tecnologías o las redes sociales en la difusión de tu música?

Opino que el acceso casi gratuito a la música ha devaluado el producto. La realidad actual, al menos en España, es absolutamente desalentadora, las compañías prácticamente no apuestan por nada que no sean productos de consumo fácil, la música que suena mayoritariamente en el país se ha vulgarizado de manera alarmante. Pero hemos de adaptarnos a la nueva realidad, no queda otra.

 

T: ¿La situación actual de España afecta el escenario musical?

¡Cómo no! Ando haciendo cábalas de cómo voy a poder sacar adelante mi nuevo espectáculo, un disco conceptual que se presentará en formato de musical a lo largo de cinco días en un teatro de Málaga. Por eso cada vez abundan más los artistas que van en acústico, o con bandas reducidísimas. Pero yo confío en la fuerza de la imaginación, todavía.

 

T: ¿Lograste cumplir tu sueño como periodista cuando escribías en el diario ADN de España?

ADN dejó de tener delegación local en mi ciudad. Desgraciadamente el periodismo también está siendo azotado por una terrible tempestad. Fue magnífico mientras duró, me encantan esos artículos tan libres que publicaba. De todos modos ya me saqué esa espina de la que hablas entre artículos esporádicos y la publicación de mi libro “Una historia del pop malagueño (1960-2009)”, un recorrido por toda la música pop y rock hecha en mi provincia a lo largo de eso 50 años.

 

T: ¿Se repetirá la aventura de lanzarte a la candidatura por un puesto político?

No, y he de especificar que esa noticia que aparece en Wikipedia no se ajusta del todo a la realidad. Nunca me presenté como candidato a ningún partido político, lo que sí hice fue apoyar nominalmente la candidatura de los Verdes de Torremolinos, porque en esos momentos consideraba de suma importancia la presencia de los ecologistas en el ayuntamiento de un municipio tan castigado urbanísticamente como Torremolinos.

 

(Entrevista en Terra Perú)

Share on facebook
Share on twitter