Mucho más que «Tómbola»: recuperando a Marisol a través de sus joyas del pop español

Javier Ojeda repasará la fascinante trayectoria discográfica del mito malagueño, desde sus precoces inicios hasta abrazar la canción protesta, este miércoles en el Museo Picasso.

Estando contigoTómbolaChiquitinaCorazón contento… Marisol puso banda sonora a una España gris en plena época del desarrollismo. Sus canciones están incrustadas en la memoria sentimental de muchos. Aquella niña teñida de rubia y operada de la nariz contra su voluntad se convirtió con solo diez años en un fenómeno de masas. Fue tal su popularidad que en 1962 fue invitada al programa The Ed Sullivan Show para interpretar Corre, corre caballito de su primera película Un rayo de luz.

El cantante Javier Ojeda se acercó a su discografía «casi por obligación» cuando estaba escribiendo el libroUna historia del pop malagueño 1960-2009. «Sabía que tenía que profundizar en su música. Como todos los malagueños admiro su integridad y su trayectoria. Nos cae muy bien, pero musicalmente jamás le había hecho caso. Cuando empecé a escucharla me dije: «Aquí hay maravillas», reconoce al teléfono. 

En Una historia del pop malagueño, Ojeda «siente fascinación por el personaje y se centra en lo estrictamente musical, en esa Marisol hermosamente pop, de extrema delgadez, que graba discos a finales de los 60, y que en los 70 trata de construir una filmografía adulta intercalando grabaciones discográficas de muy desigual fractura», señala Luis García Gil en su libro Marisol-Pepa Flores. Corazón rebelde al hablar de la investigación llevada a cabo por el malagueño. 

El líder de Danza Invisible pudo comprobar que Pepa Flores había trabajado con los mejores compositores y arreglistas de la época. Entre ellos Augusto Algueró, el director de orquesta detrás de algunos de los mayores éxitos de Serrat, Nino Bravo y Rocío Dúrcal. «Hablamos de compositores brillantes al servicio de una soberbia intérprete. Al mismo tiempo, el desarrollismo se dejaba notar en la música; había mucha influencia de la orquestación de los musicales americanos», desta

Ojeda charlará sobre el fenómeno musical de Marisol en un encuentro-concierto este miércoles a las 20:00 en el Museo Picasso. Bajo el título Marisol, el mito ye-yéel artista repasará la trayectoria discográfica de este icono del pop español, desde sus precoces inicios hasta su etapa ‘sesentera’ a caballo entre las grandes canciones de Algueró, el especial televisivo de Valerio Lazarov, sus incursiones en la música latinoamericana o sus años como cantautora protesta.

«Voy a hacer un recorrido basado exclusivamente en la producción discográfica. Ni he visto todas las películas de Marisol, ni conozco tantos cosas de la vida privada de Pepa Flores. El marujeo no me interesa. Ella como intérprete tiene una discografía desigual, pero tiene alguna de las mayores joyas del pop español«, aclara en una entrevista con EL ESPAÑOL de Málaga.

La Françoise Hardy española

Según el cantante, en España no ha habido una mujer parecida. «Quizá en Italia la figura de Mina se pueda relacionar con ella. Aunque Mina no era actriz. Es más acertada la imagen de Françoise Hardy. Marisol era un icono de la belleza femenina, cantante y bailarina. No hay una intérprete española como Marisol«, asegura el artista que la define como «un mito infantil y yeyé, diva progre para los izquierdistas y hasta musa gay celebrada por todas las feministas y respetada por los flamencos».

La artista grabó más de 200 canciones entre 1960 y 1983, dejando su sello único marcado en cada una de ellas. «¿Cómo pudo registrar tantísimo material? ¿Como una cría pudo trabajar a ese ritmo vertiginoso y viajar por los cinco continentes? Es una pasada», celebra Ojeda. Marisol experimentó con la bossa nova, el rhythm and blues, la canción española, el flamenco, el soul y los temas de inspiración italiana. También interpretó adaptaciones de poemas de Rafael Alberti (a punto estuvo de hacerlo con los de Jaime Gil de Biedma) y una exuberante versión de Tu nombre me sabe a hierba muy alejada de los arreglos que había hecho Ricardo Miralles para Serrat. 

La época de las canciones de Algueró en los 60 le parece «extraordinaria». «La valoración que hace Ojeda de él no deja de ser curiosa. Al desprenderse de las anteojeras ideológicas descubre en el compositor un fuera de serie, un Burt Bacharach español, capaz de hacer una bossa nova en la España de 1963″, subraya García Gil en su volumen. Se refiere al tema Bossa nova junto a ti.

Luego posteriormente, a finales de los 60, a Marisol le fue muy bien con compositores como Adolfo Waitzman Goldstein y Juan & Junior. Ellos se encargarían en 1968 de crear toda la banda sonora y temas musicales de la películaSolos los dos, dirigida por Luis Lucia Mingarro y protagonizada por la malagueña y Palomo Linares.

Marisol, internacional

Cuando Ojeda elaboró su libro no había tanta información disponible en internet. «Me hubiera facilitado la vida. Ahora hay nueve veces más información que cuando lo hice», cuenta resoplando. Mientras preparaba la charla ha descubierto curiosidades como Mi propia ley, una adaptación súper original de un tema de Neil Diamond; Me conformo en japonés y una versión de Hey Jude de los Beatles. Sin olvidar su interpretación en inglés de Johnny, un tema del compositor de Los Brincos Fernando Arbex, en la película Las cuatro bodas de Marisol.

El artista también recuerda su mayor éxito de los 70: Háblame del mar, marinero. «Es una canción preciosa de un disco que le produjo y le compuso Manuel Alejandro, el compositor jerezano autor de todos los éxitos de la primera época de Raphael», precisa. En esa etapa, Marisol quiso dirigir su carrera hacia otro lugar e hizo algo súper valiente: se atrevió a hacer canciones comprometidas socialmente, y a desligarse de los temas con letras intrascendentes.

Su disco con canciones firmadas por Luis Eduardo Aute (Climas) fue en su momento aplaudido por el público, pero a Ojeda no le parece «gran cosa». Sin embargo, el último trabajo que grabó como Marisol, Galería de perpetuas, lo encuentra «formidable». Entre sus temas favoritos están CabriolaBossa nova junto a tiMe conformoLa bodaEn la bodega de un barco y Mi rancho con Juan Pardo

Feminista hasta la médula

Este penúltimo y reivindicativo álbum, dedicado a las mujeres, narra historias dramáticas como el de las señoras mayores que durante muchos años tuvieron como oficio masturbar a sus clientes en los cines y en los alrededores de la Cuesta de Moyano. También aparece una crítica soberbia al patriarcado en Comprada, cuyos versos rezan: ¡Comprada! ¡Comprada como el ganado por trece duros de plata! ¡Poder de la fuerza bruta, por el poder sancionada! La mujer… ¡un enser más del macho y la sociedad por el macho gobernada!.

Ojeda también contará en su charla varias anécdotas protagonizadas junto al icono de la canción pop española, que pasó de niña prodigio del franquismo a levantar el puño en alto y después a retirarse para siempre a su querida Málaga tras ser explotada en la oficina de la madrileña calle Serrano. El cantante le organizó un magnífico concierto-homenaje en otoño de 2012 junto a músicos locales en el Teatro Cervantes. A ella, recuerda, le encantó que la iniciativa partiera de un artista.

«Me preguntó si el espectáculo tenía que ver con la Junta o con el Ayuntamiento. «No quiero que esto se confundiera con soberbia. Lo paso fatal. Tomé la decisión de no aparecer en público y la voy a llevar hasta el final», me dijo. Cuando terminó el concierto me llamó y hablé con ella: «Hijo, la que has montado. No para de llamarme todo el mundo«, rememora.

En la Gran Enciclopedia de la Música Pop, Marisol es comparada por voz, estilo y belleza con Sandie Shaw y Sylvie Vartan. Lo cierto es la «Greta Garbo española» es un mito que «camina tranquilamente por el paseo marítimo de Málaga casi a diario». «Y con oídos bien adultos, cuando escuchas canciones de Algueró de esa época, piensas que eso no tiene nada que envidiarle a otras divas francesas o inglesas», se lee en Marisol-Pepa Flores. Corazón rebelde. Sea como fuere, Pepa Flores ha dejado una huella eterna en la historia del cine y la música de nuestro país.

(Isa Vargas para El Español de Málaga).

Share on facebook
Share on twitter