Ojeda invita a los artistas locales a cantar por Marisol

 

El Cervantes acoge el domingo (19.00 horas) este homenaje en el que sonarán míticos temas

  Pepa Flores y Javier Ojeda, dos generaciones de cantantes que cruzan sus caminos en el espectáculo ´Las canciones de Marisol´.

 

 

‘Muchachita’, ‘Corre, corre caballito’, ‘Tómbola’ y ‘Me conformo’, entre otros

 

Fue una charla sobre el tributo a Los Íberos que realizó en octubre pasado lo que llevó a Javier Ojeda hasta la idea de rendir un nuevo homenaje, en esta ocasión a la mayor figura musical de Málaga en los años sesenta: Marisol. «El pop de Málaga comenzó con ella», señala el líder de Danza Invisible, que rápidamente se reunió con Pepa Flores para obtener su aprobación. «Me dijo que sí. Y lo que más le ha gustado es que este espectáculo haya sido ideado y realizado por músicos. Eso le ha encantado».

De esta forma nació Las canciones de Marisol, montaje que el próximo domingo (19.00 horas) llevará a una destacada nómina de músicos locales ha hacer sonar sobre el escenario del Teatro Cervantes las melodías de temas tan populares como Muchachita, Corre, corre caballito, Tómbola, Me conformo y Hola, hola, hola, entre otros muchos. Los artistas participantes proceden de muy distintos géneros musicales –del hip hop al jazz pasando por el swing y el indie pop– y entre ellos destacan, además de la hija de la homenajeada, Celia Flores, los cantantes Toni Zenet, Laura Insausti, Gema Cuéllar, Aurora Guirado, Nuria Martín, Gordo Mater, Little Pepe, Irene Lombard, Paula Gaviño y Juan Antonio Muriel. «He tratado de escoger las voces más adecuadas para cada canción», señala Ojeda, que asegura que únicamente va a intervenir en el espectáculo «en un par de canciones». «Aprovechando que conozco a prácticamente todos los músicos de Málaga, lo que he hecho aquí es, sobre todo, una labor de orquestador y coordinador».

Ha transcurrido más de medio siglo desde que una jovencísima Marisol acaparase la atención de todo el país con sus primeras películas, Un rayo de luz (1960) y Ha llegado un ángel (1961). Su gran popularidad la convirtió en todo un mito, aunque su ajetreada vida bajo los focos también fue la causa de su retiro. «Todavía no me explico cómo a nadie se le ha ocurrido realizar este homenaje al legado musical de Marisol. Creo que el problema que existe con Pepa Flores es que el personaje ha acabado devorando a la cantante. Parece que a la gente le interesan mucho más las movidas sobre su vida», lamenta Ojeda, que ya ha perdido la cuenta de las veces que le han preguntado si Pepa Flores acudirá el próximo domingo al Cervantes.

Valores musicales. Javier Ojeda no alcanza a entender el incesable interés mediático que genera Marisol –«existe una cultura del éxito tan voraz que la gente no logra entender cómo alguien puede desear todo lo contrario»–, y asegura sentirse sorprendido por la cantidad de canciones que grabó la malagueña.

«Grabó una burrada de discos. Evidentemente, no todos son buenos, pero hay una barbaridad de canciones extraordinarias», explica el cantante de Danza Invisible, que sostiene sentir predilección por la etapa más popera de Marisol: «Lo que más me llega, por cercanía musical, es su faceta ye-yé. Y en particular las canciones que compuso Augusto Algueró». Tanto es así que Ojeda reconoce que este tributo a Marisol «lo es también para Algueró, un compositor extraordinario». «Las orquestaciones que hacía son de un nivel impresionante».

Pocas son ya las entradas disponibles para asistir este homenaje a la música de una artista atemporal que sigue enamorando a los amantes de las buenas canciones.

 

(Artículo de Jesús Zotano para La Opinión de Málaga).

Share on facebook
Share on twitter