Pasar a la acción

Entramos de lleno en el que puede ser uno de los años más duros que se recuerdan y deseo contaros algunas cosillas a modo de ráfagas. Lo importante es mandar un mensaje de optimismo, ya está bien de tanto llanto y pasemos a la acción.

-POLÍTICA. Nuevo gobierno de derechas que no me preocupa en absoluto. Nunca he negado que mis ideas son de izquierda (que no PSOE) pero criticar antes de ver resultados me parece de mediocres. De fachas, vaya. ¿Se ha ganado el PSOE nuestro voto? ¿Han hecho algo por la cultura? ¿Por qué la gente insiste en el bipartidismo éste que nos está llevando a ser uno de los países más corruptos de Europa? ¿Por qué hay fachas que votan a partidos supuestamente de izquierdas? ¿Por qué es tan difícil convencer al pepero de que si tú no les votas eres del PSOE? Un escalofrío ante ciertos nombramientos,  resignación pero respeto ante todo. No respetar es de fachas, creía yo. ¿Momento más bajo de nuestra clase política?

-LESIÓN. Hostia en bici y rotura de radio que me obliga a pasar el mes de diciembre en relativa inmovilidad, sin poder hacer deporte, aagh. Aprovecho para ponerme al día dentro de mis limitaciones, ir adecentando mi página y probar un sinfín de inventos tecnológicos que no conocía. Cuelgo grabaciones raras y mayormente directos de todas las épocas en la aplicación Soundcloud para que podáis escucharlas si os place, hay algunas joyas arqueológicas como las actuaciones de Rock-Ola  y delicatessen más recientes como lo que hicimos con «La eternidad no dura». Para vuestro deleite.  Le añado el BandPage éste a la página de Facebook, aprendo a reducir la resolución de las fotos, etc. Espanto ante el WhatsApp, desinstalación rápida. Odio el chat, nunca sé cuando terminar una conversación.

-REVERSOS. Discazo, ¿no? Anteayer lo escuché de nuevo y me ratifico, uno de mis mejores discos. Distinto, arriesgado, personal y bien cantado, producido y tocado, saquemos pecho, si no pensase así no lo hubiese publicado, joder. Una obra de equipo, no solo los músicos y el productor, sino la factoría «Reversos» funcionando a todo trapo con Pepepar, Mateo, MuchoOjo, Jose Ojeda y recientemente Carlos Castilla-La Mancha. Dream-team, gracias amigos. Y a Wosky le dejo apartado especial porque dentro de poco vais a hartaros de ver algunas de sus fotos, not only in Spain. Sube como la espuma, el cabrón, es que es muy bueno. Ha sido maravilloso compartir este año con vosotros. Y esto sigue, sigue…

-ZOZOBRA. No me ha ido mal este año, pero ¡coño! es que no he parado. He tocado en acústico, en formato eléctrico, con Danza Invisible, concierto para críos, adaptaciones de temas de La Movida, coordinación del Tributo a Los Íberos, dúos, colaboraciones con PopTour, fundación del sello ¡JO!, ¿quién da más? Un problema, apenas me ha quedado tiempo para componer. Otro, los proyectos que más me gustaban han sido los menos remunerados. No te quejes, hombre, con la que está cayendo. Ah, pero ya he empezado a trabajar en un próximo disco, tengo tres proyectos distintos que espero poder publicar si la descomposición de la industria discográfica lo permite. Oye, cuando las discográficas (grandes y sobre todo, pequeñas) pierdan el último euro que les queda, ¿quién financiará los discos de los artistas que nos gustan?

-MANÍAS. Nuevas palabras de sonoridad detestable: boletus y risotto, nada contra los respectivos sabores. «Tristeza y jamón, un mundo cruel / Croquetas de Mar, boletus también» nueva canción absurda de cantineo borrachuzo-mutante. Discos ilusorios míos y de Danza Invisible, me los grabo «tal y como debieran haber sido», invento fechas de publicación. Nadie me entiende.

-DESPRECIO profundo por los odiadores de internet, especie abundante en las redes sociales que gustan de tirar por tierra el trabajo de los demás o celebrar desdichas ajenas, inaudito. «Horror profundo», gormitti de mi crío. También por el mamoneo de la SGAE, lo que nos faltaba.

-LECTURAS. Biografía del guitarrista Robert Fripp. Flipo con sus teorías de las «pequeñas unidades inteligentes», un músico de éxito masivo lucha contra la idiocia que provoca el mastodontismo de los grandes aforos y aboga por un contacto con el público más cercano y con sorpresa continua. Me encanta, me siento identificado. Llevo unos años tocando por norma una canción nueva para el repertorio de directo y siento que el músico (y yo) no se acomoda, no pierde tensión para el show.

-CONCLUSIÓN. Para este año va a haber abundantes cambios en el repertorio de Danza Invisible, sobre todo. Hay que ponerse a la altura de la efemérides de nuestros 30 años y pasearlos con orgullo. Luchar contra la apatía inmovilista, disfrutar de la música y pasar a la acción. Por mis cojones. El 21 de abril, 30ª aniversario por todo lo alto en la sala París 15 de Málaga. Con filmación de DVD y sorpresas que iré desvelando. Feliz 2012, espero. (Propósito de año nuevo: fumar y beber menos y sobre todo ser más prudente).

 

Share on facebook
Share on twitter