Siete horas en la Escuela de San Telmo

Me hace gracia cuando la gente te habla de la necesidad de reiventarse que tienen los músicos y otros representantes del sector cultural. ¡Como si no llevásemos años inventando mil historias para subsistir! De hecho, yo pienso que la crisis galopante de la ¿industria? discográfica me ha ayudado muchísimo a extraer de mí unas posibilidades que jamás hubiese pensado que existían.

Esto viene a cuento de que gracias a la excelente relación que he entablado con la gente del Ateneo de Málaga he podido contar con el viejo e histórico edificio de la Escuela de San Telmo para hacer un experimento visual sobre varias canciones de «DeCantando». Hoy en día es muy importante contar con un soporte visual para tus productos, y eso te crea el quebradero de cabeza de cómo hacerlo sin te cueste una fortuna. Antiguamente se hacía dos o tres videoclips como máximo de un álbum, pero ahora es como que el formato de LP se va extinguiendo y casi cada canción necesita de su video. Y si «DeCantando» tiene 14 temas, ¿cómo voy a hacer 14 videos? Vaya ruina, ¿no?

Ya en el EP «Días de Vino y Cosas» recurrí al falso directo a modo de alternativa y en unas cuantas horas tenía un soporte decente para sus 4 temas, grabados en La Cochera Cabaret a modo de playback para la tele, algo muy sencillo. En esta ocasión no he querido hacer lo mismo y gracias a la sugerencia de Gema hemos contado con un entorno de fábula para montar 4, habéis leído bien, cuatro vídeos de las canciones «Pájaros libres», «La marca», «Mañanas grises» y «Cerrando los ojos», cada uno de ellos en una estancia distinta y con pequeñas variantes en los recursos de filmación.

Todo ha sido una montaña rusa de dificultades, ya que llevo queriendo hacer esto desde hace un mes, pero no había manera de hacer coincidir mi agenda con la de mi gran amigo Pepe Munuera, el realizador encargado para la tarea. Cuando por fin podía yo él estaba liado, o el espacio del Ateneo estaba ocupado, un lío de narices. Finalmente, por fin conseguimos la cita: el 19 podemos ambos y el edificio se queda sin actividad, ¡bravo! Pero resulta que Pepe ha de irse por fuerza a las 16:30 y mis músicos o bien tienen trabajo por la mañana o andan pachuchos, así que he tenido que tirar de figurantes amigos con los que ayer pasé una velada maravillosa, todos encantados con el sitio, con las canciones, con la velada y con el hecho de disfrutar de la amistad y las vibraciones positivas. Gracias de corazón Javier, Olga e Ivi por echarme un cable para dos (en el caso de Javier tres) de los vídeos.

¿Cuándo los estreno? No sé aún, Pepe anda liadísimo y esto me lo hace por pura amistad y como agradecimiento a alguna cosa que le hice en el pasado. Lo que sí sé es que estoy contentísimo de haber generado tanto buen rollo a mi alrededor y de contar con tanta gente que quiere hacer cosas conmigo. Han sido siete horas extenuantes, apenas paramos una media hora para tomar un bocata, trayendo y llevando bultos por el centro de Málaga, tanto que cuando escribo estas líneas tengo hasta agujetas. Pero vaya experiencia más bonita ésta de seguir reinventándose.

Share on facebook
Share on twitter