Bienvenidos a la nueva web

Ya lo estáis viendo, como anunciábamos el mes pasado la nueva web www.javierojeda.com es ya una realidad. Alguno se preguntará a qué es debido el cambio, visto que la anterior cumplía su misión perfectamente, y la respuesta es simple. Por fin ha llegado la hora de que pueda gestionar la página yo mismo sin tener que delegar en otros, la verdad es que antes no tenía ni idea de cómo hacerlo, pero hoy día quien más y quien menos tiene los mínimos conocimientos para poder llevarlo a cabo. Una vez más quisiera dar las gracias a los dos Miguel Ángel que se encargaron de manejarla durante todos estos años, especialmente Marcky en el día a día de manera totalmente altruista. No puedo estar más agradecido, insisto. Por supuesto es que al principio cometeré torpeos varios y tal, pero confío en que en unos meses la página tenga ya una buena apariencia y los contenidos estén bien ajustados. Dadme un poquito de tiempo.

Por supuesto que la actividad del mes de diciembre ha estado marcada por mi viaje a Perú y México. Iba formando parte de una troupe de cantantes y músicos englobados bajo la etiqueta «Pop Tour», un invento que idearon Alberto Comesaña (ex-Amistades Peligrosas) y Amancio de Tennessee que se ha mostrado de lo más efectivo para los tiempos de crisis. Una única banda base, un solo escenario y los vocalistas de X bandas van desgranando los temas más conocidos de su repertorio. Se abaratan gastos y el que contrata tiene la sensación de tener a 4 al precio de 1 o 2. Claro está que por supuesto no es lo mismo que ir con los tuyos, sean Danza o mi banda de «Reversos», por mucho que los músicos sean instrumentistas de altísimo nivel, pero uno no podía desaprovechar la oportunidad que se le brindaba de dar a conocer parte de su repertorio en tierras tan exóticas. Además me salté las normas a la torera aprovechando para interpretar «Los posos del café» y algún otro tema alejado de lo que podamos llamar «revival», aún a costa de renunciar al aplauso inmediato. Me siento un artista vivo y eso lo han podido comprobar en Lima, Morelia y Tuxtla Gutiérrez, donde muchos se han quedado de boca abierta al ver lo en forma que estoy y la calidad de mi material nuevo, ¡dejadme presumir por una vez! Sí, los que han podido escuchar «Reversos» se han quedado impresionados, hasta tengo un contactillo para ver si se puede hacer una distribución en México. Ojalá.
Respecto a la respuesta del público (recordemos: intervenían Nuevas Amistades Peligrosas, Cómplices y EBS -Ella Baila Sola-) hay que destacar sin duda la de Lima, donde había más de 4000 entradas anticipadas vendidas y al final entró cualquier barbaridad de gente. Da la casualidad de que allí yo era el artista más desconocido a nivel popular, pero seguramente el de mejor reputación «cool», allí Danza Invisible, al igual que en México, es un grupo de culto y «Sin aliento» un hit de clubes alternativos. La sorpresa me la llevé con cierta gente de la prensa que mostraba su interés por mi material en solitario e incluso me pedía temas como «Seguir viviendo sin tu amor». Para flipar, ¿no? Las dos de México estuvieron mucho más flojas de público, sobre todo en comparación a la anterior. Qué sé yo, puede ocurrir que allí separan mucho lo que es el «Pop» y el «Rock», y da la casualidad de que para los mexicanos yo soy «Rock», puede que Cómplices también, pero las otras dos bandas son «Pop» y eso no se mezcla. No hablamos de calidad, Dios me libre, solo se trata de que alguien que vaya a ver a Danza no quiere verlos con «poperos», como pudieron comprobar los chicos de Efecto Mariposa hace unos 3 años, en Guadalajara (la de allá, claro). Qué raro, ¿no?

Lo cierto es que, como decía Joe Jackson, estamos en un mundo inmenso y hay tanto por ver… A veces nos quedamos clavados en nuestro pequeño espacio y perdemos la sensación de aventura. A mí me ha encantado departir con otra gente, conocer nuevos músicos, ver las reacciones que provoca mi música en sitios lejanos, a pesar de que he echado mucho de menos a los míos. Por cierto, la noticia allí es que, como me comentaba un afamado promotor de conciertos, cada vez son más las bandas españolas que van para allá, incluso a veces jugándose los cuartos. Se tiene la sensación de que en España se ha tocado fondo y en muy breve va a ser casi imposible vivir de la música (recapitulemos: el 98’2% de las descargas son ilegales, los pinchazos de taquilla están a la orden del día, el soporte físico está a punto de fenecer, los ayuntamientos ya no contratan y para guinda la gestión de la SGAE nos ha proporcionado una injusta fama de aprovechados, ¿alguien da más?), por lo que hay que abrir nuevos caminos. Yo mismo veo como hay un montón de compañeros que ya desisten de publicar nuevo material, «¿para qué? ¿para comerme el disco con patatas y perder dinero?» convencidos de que su esfuerzo será en vano. Y el caso es que yo me siento con ganas, creativo, con un aluvión de ideas en la mente. Ya veré como consigo sacarlas a la luz. La verdad es que en el peor año de la historia del negocio musical no me ha ido nada mal, crucemos los dedos.

Share on facebook
Share on twitter