Dos colaboraciones con mucho corazón

Veamos, ¿cómo describir un evento en el que uno no ha estado? Eterno dilema que cada vez se hace desgraciadamente más necesario en estos tiempos en que nuestra profesión periodística está bajo mínimos por falta de personal. Por eso mostré mi reticencia a narrar la grabación que tuvo lugar el pasado 2 de octubre en el Rock Palace Studio, pero ya que el amo y poseedor de esta página me insiste en que lo haga, pues p’alante.

Fue un día difícil, muy difícil. JO había programado registrar la colaboración de Javier Andreu (La Frontera) para la vuelta del concierto de Soria, aprovechando que al día siguiente tocaba con Danza Invisible en Boadilla del Monte (Madrid). Lo que nadie podía imaginar fue el fallecimiento de su padre el día 29 de septiembre, lo que marcó el devenir de los días posteriores, ya que Javier insistió en mantener los compromisos. Aquel show de Soria tuvo que resultar de lo más emotivo y posteriormente las tres J del Rock & Roll Star (Cano, Andreu y Ojeda) se fueron de farra en una noche de estas de colocón intenso. El creador de «El límite», «Judas el miserable» y otros hits es gran amigo de nuestro JO: «Fíjate que antes pensaba que era un pamplinas, igual que seguramente él de mí. Coincidimos en un bolo de tributo a Miguel Ríos que se celebró en Asturias el mismo día en que España ganó la Eurocopa y tras esa noche hemos sido compinches.» Efectivamente, es fácil imaginar a semejante pareja de crápulas compartiendo copas y cachondeo en los conciertos de Rock & Roll Star.

A lo que íbamos, que me dice que esa noche apenas durmieron porque no sé quien debía regresar pronto a Madrid. Que nada más llegar fueron a casa de Andreu a hacer tiempo hasta la grabación de la tarde, no sin antes parar a tomar unas cañas más. Que apenas se relajaron una hora escasa hasta que Bea, la chica de Andreu, los recogió para ir a comer. Que se fueron al estudio convenientemente cocidos y allí la montaron a base de bien. Que la grabación, increíble, quedó fenomenal a pesar del uso y abuso de sustancias dopantes. Que el técnico de la grabación en Rock Palace era Lobo (en la foto junto a los Javieres) , el que ahora es cantante de Los Trogloditas, un tipo del que JO me habla maravillas como vocalista (claro, apostillo yo, una cosa es ser cantante y otra actor como en el caso de Loquillo). Que el registro grave de Javier Andreu le da un puntazo a «Kokomo» y que durante toda la jornada notó el aprecio y la ayuda que le estaba profesando su colega en momentos tan delicados. Y que al llegar a Boadilla se encontró regular antes del concierto y durante éste ya notó que algo en su físico hacía crac.

Transcurrida una semana me citan en casa del productor Miguel Paredes para asistir a la grabación del bajo de Oliver Sierra, Javier ha escogido el tema «La bomba» para él. Nuestro protagonista llega tarde y cojeando ostensiblemente, para colmo la moto se le ha averiado a escasos metros, menos mal, del taller de reparación. Que si no sé si es el nervio ciático, llevo ya casi tres semanas así, estoy esperando una resonancia, etc. En fin, la grabación transcurre como la seda, no podía ser de otra manera. Oliver (en la foto junto al productor Miguel Paredes), bajista-guitarrista-tresero que suele tocar con Mario Díaz, Raimundo Amador o Chambao entre muchos otros, se ha traído un bajo antiguo con un sonido clásico a los años 60, como emulando aquella fantástica noche en la que él y Javier homenajearon a Los Gritos, el grupo en el que militó Pepín Sierra, papá de Oliver. Esa noche fue escogida por este último para saldar una cuenta pendiente con su padre y la convirtió en uno de los tributos más emotivos que un hijo puede rendir a su progenitor. Es un tío muy espiritual: «Mira, Javier, yo he estado lamentando la ausencia de mi viejo muchos meses, ¿sabes? Pero un día, te lo juro, tío, se me apareció en sueños y me dijo que ya está, ya está bien de llorar. Que estaba de puta madre, en serio, que no me preocupase más por él, y desde entonces estoy mucho mejor y más tranquilo. Se han ido y nos han dejado lo mejor de ellos.»

Bonitas palabras. Bonitas grabaciones. Dos artistas, dos amigos, dos tíos que van de frente por la vida presentes en el «Barrio de La Paz».

 

(Reportaje de Francisco Martos para www.javierojeda.com).

Share on facebook
Share on twitter