El auditorio Ricardo Carapeto acogerá el primer Rock & Rett

Javier Ojeda, Manuel España, Javier Andreu y Pepe Begines actuarán a favor de la asociación Mi Princesa Rett

Los vocalistas Javier Ojeda (Danza Invisible), Manuel España (La Guardia), Javier Andreu (La Frontera) y Pepe Begines (No me Pises que Llevo Chanclas) y el grupo local Heiser, como teloneros, actuarán en el I Rock&Rett, organizado por la asociación Mi Princesa Rett para seguir recaudando fondos para la investigación y fines de esta entidad, que busca ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por el síndrome de Rett.

Así, el próximo día 1 de octubre en el auditorio Ricardo Carapeto a partir de las 21.00 horas se celebrará el primer concierto solidario Rock&Rett con los citados artistas y al día siguiente, 2 de octubre en el mismo sitio a partir de las 12.00 horas, el Rock&Rett for kids con una orquesta que interactuará con el público, ambos eventos a favor de los fines de la Asociación Princesa Rett. Habrá también comida y bebida a precios populares.

El presidente de la Asociación Princesa Rett, Francisco Santiago, acompañado de la directora general del Instituto de la Juventud de Extremadura (IJEx), Sara Durán, y del concejal de Ferias y Fiestas del Ayuntamiento de Badajoz, Francisco Javier Gutiérrez, presentaron ayer este primer concierto solidario. Las entradas se pueden adquirir de forma anticipada en la plataforma de ventas Todo Ticket, y tienen un coste de 20 euros para los dos conciertos, 15 euros para el Rock&Rett y 10 euros para el Rock&Rett for kids.

El síndrome de Rett es una grave enfermedad neurológica, considerada como rara o de baja prevalencia, que afecta sobre todo a niñas, concretamente a una de cada diez mil. Son niñas que, a pesar de nacer aparentemente bien, tienen una mutación genética que se manifiesta a los 18 meses y les impide tener control sobre su cuerpo.

Las pequeñas que padecen esta enfermedad no hablan ni pueden usar las manos, muchas ni andan, tienen graves problemas para poder comunicarse, sufren crisis epilépticas, escoliosis, problemas digestivos o trastornos del sueño. El avance de la enfermedad las lleva a una total dependencia.

(Publicado en Hoy).

Share on facebook
Share on twitter