Vocalistas míticos de los 80 harán visible el síndrome Rett en Badajoz

Javier Ojeda, Manuel España, Javier Andreu y Pepe Begines, juntos en un concierto solidario

  • Foto: La presentación tuvo lugar ayer en las Casas Consistoriales de Badajoz. 

Los vocalistas Javier Ojeda (Danza invisible), Manuel España (La Guardia), Javier Andreu (La Frontera) y Pepe Begines (No me pises que llevo chanclas), todos ellos de grupos míticos de las décadas de los 80 y los 90, han respondido con generosidad a la llamada de la Asociación Princesa Rett, que nació en Badajoz para mejorar la vida de las niñas que presentan este síndrome y se ha expandido por el territorio nacional. Estos cantantes protagonizan el cartel de la primera edición del festival Rock & Rett, un concierto solidario que se celebrará el próximo 1 de octubre, a partir de las 21.00 horas, en el auditorio Ricardo Carapeto de Badajoz, con el objetivo de dar visibilidad a este síndrome y recaudar fondos destinados a la investigación y a los fines de la asociación.

Será un concierto para adultos, en el que estos grandes y conocidos vocalistas se harán acompañar de la banda núcleo de La Guardia con la que repasar sus mayores éxitos. El grupo local Heiser actuarán de teloneros. Esta cita solidaria con el rock no terminará la noche del sábado pues el día siguiente, 2 de octubre, tendrá lugar un concierto de rock de ambiente familiar con música en vivo en el mismo auditorio, a partir de las 12.00 horas del que podrán disfrutar niños y mayores, con paella y bebidas, como en una verbena.

Las entradas para el concierto del sábado y la verbena del domingo ya están a la venta en todoticket.es. Es de 20 euros para las dos citas, 15 euros (anticipada) para el festival Rock & Rett (el aforo es para 2.000 personas) y de 10 euros para el Rock & Rett Kids.

Esta primera edición fue presentada ayer en las Casas Consistoriales de Badajoz por el presidente de la Asociación Princesa Rett, Francisco Santiago, acompañado del concejal de Ferias y Fiestas, Francisco Javier Gutiérrez Jaramillo, y de la directora del Instituto de la Juventud de Extremadura, Sara Durán. Junto a ellos estaba la pequeña Martina, la hija de Francisco Santiago, origen de esta asociación que continuamente está ideando iniciativas y recabando el apoyo de personas mediáticas para hacer visible este síndrome y recaudar fondos. Santiago explicó que en un viaje en el coche con Martina para llevarla a terapia la niña sufrió una crisis. Para intentar calmarla, subió el volumen de la música y Martina se tranquilizó. De ahí surgió la idea de organizar «un gran concierto con grandes vocalistas», que aceptaron participar de una manera «altruista y generosa», según destacó el concejal. 

(Ascensión Martínez para La Crónica de Badajoz).

Share on facebook
Share on twitter