Gustoso brindis en honor a Carlos Cano

El Castillo Sohail (Fuengirola) acoge este martes el multitudinario homenaje a la «necesaria» figura del cantautor granadino con las actuaciones de Martirio, Kiko Veneno, Estrella Morente o Javier Ojeda, entre otros.

 

«Lo descubrí a finales de los 70 con su famosa canción La murga de los currelantes. Gracias a Discoplay -una de las compañías de venta por correo en España más famosas en aquella época- pude escuchar algunos de sus trabajos en vinilo e, incluso, en cassette. Cano además de ser un andaluz universal, fue un innovador en el género de la copla y un gran compositor. Él marcó un antes y un después en la canción de autor y en la copla en Andalucía. Cultivó además otros géneros como la canción portuguesa. Lo seguí fielmente hasta el día de su muerte, el 19 de diciembre de 2000». Esta declaración de un seguidor anónimo de Carlos Cano podría ser la de cualquier otro amante de su música y de su forma de vivir la vida.

 

El pasado 28 de enero, el cantautor granadino hubiera cumplido 70 años. Por este motivo se celebró en Granada el 12 de marzo un festival homenaje al que asistieron 5.000 personas. Miguel Ríos, Estrella Morente, Kiko Veneno, Pasión Vega, Jota-cantante de los Planetas-, Mísia, Raúl Alcover, Soleá Morente, Luis Pastor, entre otros artistas, celebraron entre copla y copla el aniversario como si de una gran fiesta de cumpleaños se tratara. El músico fallecido, que hablaba más de los vivos que los de los muertos, así lo hubiera querido.

 

 

 

Mañana Fuengirola no sólo conmemorará su 175º Aniversario como municipio, también le rendirá homenaje a la «necesaria» figura del poeta andaluz, en palabras del cantante Javier Ojeda. Lo hará con otro multitudinario concierto en la ladera del Castillo Sohail, en el que participarán Estrella Morente, Javier Ojeda, Kiko Veneno, Martirio,  Luis Pastor, Lourdes Guerra, Antonio Cortés, Antílopez, Amparo Sánchez, Raúl Alcover, Marcela Ferrari, Pedro Pastor y Alberto Alcalá y Osvi Grecco en la dirección orquestal, entre otros. Los artistas interpretarán un tema del músico y uno propio. «Todos ellos se han unido al cartel para ratificar la importancia de Carlos Cano como andaluz, andalucista y patrimonio  de la música popular de nuestro país y la magnitud de su legado musical y ético», reza la nota enviada a los medios.

 

«La apertura de puertas será a las 20:30 y el espectáculo se iniciará a las 22. El montaje estará dividido en dos partes con un descanso de 20 minutos. El homenaje será presentado por Marcela Ferrari y Martirio, quienes abrirán cada una de las partes con una introducción y aproximación a la figura de Cano», informan desde la organización. La asistencia al brindis a Carlos Cano no es obligatorio, pero sí un placer necesario en tiempos de ignominia.

 

Las preguntas a los artistas invitados

 

1. ¿Cuál es su disco preferido de Carlos Cano y por qué?

 

Javier Ojeda: Los trabajos que más conozco son A la luz de los cantaresQuédate con la copla, pero creo que mi disco predilecto sería cualquiera de las buenas recopilaciones que hay en el mercado. El primero, que incluye La murga de los currelantes, es un disco emblemático de su tiempo que estaba en las casas de todos los jóvenes con inquietudes de los 70. Y bueno, el de Quédate con la copla tiene el mérito de reivindicar este género entonces tan denostado en la España de la transición. Pero hay muchas piezas de gran valor en cualquiera de sus discos, por eso me decanto por un Greatest hits.

 

Martirio: Me encanta De lo perdido y otras coplas. En este disco, casi recopilación, se escucha claramente su voz y su talento, su estilo, la fluidez de géneros, la personal interpretación y composición de Carlos Cano. Es un disco para regalarle a quien no lo conozca y para disfrutarlo quienes lo aman.

 

Raúl Alcover: El primero de todos, titulado A duras Penas. Para mí supuso un antes y un después en la música andaluza de autor.

 

2. ¿Qué le ha enseñado el poeta andaluz a nivel artístico y humano?

 

Javier Ojeda: Hablé con Carlos sólo una vez. Fue en el Hotel Príncipe Pío de Madrid, donde solía hospedarse a su paso por la capital, al igual que nosotros. El hombre parecía encantado de ir a saludar a esos chicos de Málaga –Danza Invisible– que estaban pegando tan fuerte. Tenía una charla pausada y sabia y defendía una especie de pan-andalucismo sincero y aglutinador. Recuerdo que nos recomendó ingresar en la AIE (Asociación de Intérpretes y Ejecutantes). Era un hombre muy consciente con los problemas del gremio. En estos tiempos de disgregación es maravilloso recordar a un tío que siempre tendía puentes.

 

Martirio: A nivel artístico, el amor por la poesía, por la tradición, por darle a todo eso también una vuelta de tuerca. También su lenguaje cotidiano, cercano y popular para dirigirse a la gente ya sea en reivindicación o en fiesta. A nivel personal, la honestidad, el dar la cara, la dignidad, el compromiso y la búsqueda de la belleza.

 

Raúl Alcover: Como amigo, confidente y maestro, hizo que me sintiera orgulloso de ser andaluz y defender mi tierra y mi gente.

 

(Reportaje de Isabel Vargas para Málaga Hoy).

Share on facebook
Share on twitter