Las libretas de JO: 2) «El joven nostálgico»

En la primavera de 1993 pasé por un periodo bastante difícil de mi vida. Fue profesionalmente un año turbulento que terminó con la expulsión de Ricardo Texidó de Danza Invisible y desde luego que el asunto no fue cosa fácil. Por esas fechas el joven consistorio de Torremolinos decidió otorgarnos una calle y nos vimos en la triste tesitura de presentarnos en el acto sin uno de los miembros fundadores. Siempre pensé que hicimos mal al no llamarlo para acudir con nosotros, pero entonces las heridas estaban muy abiertas y era una situación harto embarazosa. Aún así siempre tuve esa espinita clavada y no me la solté hasta que en el histórico concierto del 4-9-16 en Torremolinos me disculpé públicamente.

Eso, contaba que me sentía melancólico a pesar de que aún no se había desencadenado el drama y en ese estado ideé este proyecto de disco que no pude realizar porque al igual que me pasó con el proyecto que narraba el mes pasado me faltó decisión entonces para volar en solitario, o sencillamente las cosas fueron en otra dirección. Un álbum de versiones completamente distinto de ese anterior de mi libreta de 1992, este solo incluía como tema propio ese «El joven nostálgico» que siempre sentí tan mío entre comillas. Pero contra lo que pudiera suponerse el concepto del disco difería mucho de la tristeza, más bien buscaba una especie de sofisticación elegante de influencia americana, coincidiendo con un periodo en el que la música de raíz británica del momento me tiraba menos. Un LP de romanticismo arrebatado en el que casi todos los temas eran de amor. Esto pone en mi vieja libreta de 1993:

EL JOVEN NOSTÁLGICO

1. Tema de Eddy Grant (algún tema que recuerde la época de 1979-1983 en las discotecas de Torremolinos)

2. Versión en castellano de «Everyday» de Buddy Holly.

3. «You got it» de Roy Orbison.

4. Canción de Roque Narvaja que escuché en la radio (la de «espero despierto la mañana…»).

5. «Emborráchame de amor» de Héctor Lavoe.

6. Tema de inspiración andina, algo profundo y triste de Perú o tipo «Bolivia Manta».

7. Balada americana con toque hispano a lo Phil Spector, algo tipo Mink deVille de finales de los 70.

8. «In a lonely place» de los Smithereens.

9. Hacer «Sopa de caracol» en plan garage trash, tipo «Pa-pa-um-ma-ma».

10. «El joven nostálgico».

Sorprende ver que prácticamente todos los temas o ideas de esta lista se han ido realizando, aunque alguno de ellos no se registró hasta el 2012. La ocurrencia de reivindicar a alguien tan poco cool entonces como Eddy Grant se cumpliría al grabar «I don’t wanna dance» («No quiero bailar») en el 2010, lo mismo que pasó con la canción de The Smithereens o la de Roy Orbison. Con los años supe que la pieza que me encantaba de Roque Narvaja se llamaba «Menta y limón» y también acabé grabándola con Danza Invisible en ese «Tía Lucía» de 2010. Digamos que esa idea de la «Balada americana con toque hispano, etc.» que ocupaba la posición 7 se cumplió allí también al escoger «If you’re only lonely» de J.D. Souther. Ya interpreté «Emborráchame de amor» en mi primer concierto en solitario y cayó en el «Polo Sur» de 2006. La pieza andina «jonda» que buscaba la encontré al escuchar «Viento pasajero» en la voz de Emma Junaro en una recopilación de voces femeninas del mundo, cayó en el «Reversos» de 2012 al igual que la friki-idea de montar «Sopa de Caracol». Y claro, «El joven nostálgico» ya había sido publicado en 1986, fantaseaba con la idea de recuperarlo porque su letra envolvía todo el concepto del disco.

Escuchar esta lista de reproducción me produce una inmensa satisfacción y prácticamente todo me encaja aquí. Escuchándo estas canciones hoy día solo lamento no haber rodado el «You got it» de Roy Orbison antes en directo, la interpretación se me hace algo rígida aunque me sigue gustando mucho la idea del arreglo a lo reggae. También pienso que debí apretarle más las tuercas a Miguel Paredes en la mezcla de «Sopa de caracol» para que sonase más a pedo, pulcro con el sonido como es no se atrevió a hacerme caso del todo y la intención era que se viese como lo que es: un gran escupitajo trash grabado mitad en broma mitad en serio. Ah, pero todo lo demás es canela, o a mí me lo parece.

Por supuesto que esta lista quedará incompleta para siempre al no poder haber grabado el delicioso «Everyday» de Buddy Holly -que ahora sale en no sé qué anuncio de la tele- porque la viuda del cantante no autorizó su trasvase al castellano. Tengo por ahí una maquetilla con un arreglo a lo James Taylor que me gusta mucho, y sonaba muy bien en castellano. Así que como compensación os pongo como tema extra el «Break on through» de los Doors que solo aparece en la versión vinilo del «Directo» de 1987 (no es que añada mucho al original, pero suena con garra). Disfruten de esta colección de canciones en este orden escogido, en mi opinión es un trabajo formidable mayormente grabado junto a Danza Invisible. Y qué placer más raro siente uno al escucharlo tal y como se gestó.

Aquí tenéis esta playlist, espero que la disfrutéis como yo (idea de portada de José Cortés), solo tenéis que pinchar aquí abajo. https://www.youtube.com/playlist?list=PL0-8PbMrfY9Q4kJiUQ5mCZRkt7gY__sbr

Share on facebook
Share on twitter