Música para animar, agradecer y concienciar

Javier Ojeda participó ayer en la grabación del vídeoclip de ‘Hora de empezar’ Una canción cedida para estimular la donación de médula

Globos de colores atados en las muñecas y una pequeña coreografía frente al Patio de los Naranjos de la Catedral. Padres, abuelas, hermanos de niños ingresados o que ya han superado la enfermedad dándolo todo para colaborar con una buena causa. Cuatro pequeños tocando instrumentos y Javier Ojeda «dirigiendo» su particular banda con un cartel que invita a la donación de médula ósea. Así terminó ayer la grabación del vídeo clip de Hora de empezar, canción que el músico malagueño ha cedido para una campaña de concienciación que también ha servido para «animar a los niños que están ingresados en el Hospital Materno Infantil», como explicó Isidro Prat, director del Centro Regional de Transfusión Sanguínea.

 

«Esto ha sido una revolución, cuando se les explicó que iban a ser los protagonistas, que irían las cámaras, se han volcado», apuntó Prat. «También es una forma de dar las gracias a las personas que trabajan en el hospital, que también han participado en el vídeo, y promocionar algo tan importante como la donación de médula ósea, a veces la única opción para curar a niños que tienen enfermedades de la médula como es la leucemia, el linfoma o la aplasia medular», comentó ayer Isidro Prat.

 

A Javier le diagnosticaron leucemia y un año y tres meses después de iniciar su tratamiento estaba feliz de tocar la batería en el vídeo. Su última biopsia estaba limpia, la quimioterapia ha funcionado. Aunque todavía no va al colegio, aún se cansa y no puede tomar el sol, son males menores después de superar su enfermedad con «la fuerza y el buen humor» con los que lo ha hecho, según explicaba ayer su madre. Javier no ha necesitado un trasplante, pero para muchos es su salvación.

 

«Hay mucho desconocimiento sobre la donación de médula ósea», comentó ayer Andrés Olivares, presidente de la Fundación Luis Olivares. «En un 90% de los casos las células se obtienen de sangre periférica, algo sencillo e indoloro, cuando no es posible sí te meten en quirófano, te duermen y te sacan células de la cadera, pero al día siguiente te vuelves a tu casa y no tiene nada que ver el poco dolor muscular o articular con lo que puedes llegar a hacer que es salvar la vida de alguien», señaló Olivares.

 

Javier Ojeda dijo inmediatamente que sí a la petición de su amiga Pilar Galera. «Escogieron la canción Hora de empezar, que es la que abre Barrio de la Paz, actos II y III, una canción de llamada a la acción, sumamente optimista, de agarrarse a la vida con todas las fuerzas y las ganas, y creo que viene que ni pintada para la campaña», aseguró Ojeda y subrayó que «con los años cada vez me siento más realizado participando en iniciativas de este tipo». Porque para Javier Ojeda «la música, siendo uno de los gremios más maltratados en los últimos años, creo que somos de los gremios más solidarios, los primeros en hacer cosas de forma altruista, tenemos todavía ese punto romántico de querer contribuir a que este mundo sea más bonito y mejor».

 

 

 

Y ayer, al menos durante un buen rato, lo fue. Se vio ilusión en las caras de los niños y también en la de sus mayores, que han sabido llevar con entereza el panorama más duro de todos.

 

(Reportaje de Cristina Fernández para Málaga Hoy).

Share on facebook
Share on twitter