Nos vamos de expedición al particular «Polo Sur» de Javier Ojeda

«[…]Le presenté el material a la discográfica cuando ya todo estaba hecho porque quería sentir que si me equivocaba con este proyecto, el único responsable sería yo. Con el disco ya editado, creo, sinceramente, que no me he equivocado».

Aprovechando el lanzamiento de ‘Polo sur’, el debut oficial en solitario de Javier Ojeda -vocalista y líder de Danza Invisible-, desde LA MÚSICA DEL RUIDO charlamos con él para que nos lleve a su particular conquista de un polo prácticamente inexplorado.

Es su segundo día de promoción en Madrid, y en aparente sosiego, observa todo lo que pasa a su alrededor.
Antes de encender la grabadora le confieso que solo he tenido tiempo para darle una única escucha en condiciones al disco. «¿Y qué te ha parecido?» -pregunta-. «¡Sorprendente! No sabía muy bien que es lo que iba a encontrarme cuando le diese al play, pero lo que he escuchado sí que me ha gustado. ¿Cómo ves la reacción de la gente?» -le digo-.
«A muchos les está gustando, pero hay gente qué no se muestra muy convencida como los fans de Danza Invisible, que se esperaban una continuación del sonido del grupo» -contesta mostrando esos nervios de los primeros días de promoción-.

«[…]Cuando se lleva tanto tiempo en un mismo proyecto el hecho de que los integrantes hagan cosas por otro lado es algo necesario».

EMPIEZA EL VIAJE…

LA MÚSICA DEL RUIDO (LMDR): En tus propias palabras, ‘Polo sur’ es la meta tras un largo camino de más de seis años trasteando en solitario por simple “curiosidad musical”. ¿Qué es lo que te lleva a ser tan inquieto?

Javier Ojeda (JO)¡Mi propio temperamento como persona!
Desde hace seis años vengo haciendo cosas en solitario pero en un formato muy reducido, tocando en pequeños garitos, en algún teatro pequeño…
En todo este tiempo he ido contando con más músicos al margen de Danza Invisible y he podido ir haciendo otras cosas que necesitaba como el hecho de componer una canción y rápidamente ponerme a presentarla en directo.

LMDR: Los temas que integran este primer disco oficial en solitario han sido compuestos en un largo periodo de tiempo. Si no me equivoco, ‘Emborráchame de amor’ y ‘Cuestión de fe’ son de las primeras que compusiste allá por el 2000.
¿Cómo ha sido el proceso de composición y selección de canciones?

JO: La figura del productor ha sido muy necesaria para que este proyecto haya salido adelante. No soy un músico completo al uso que puede estar en todo el proceso.
¡Me gustan muchísimos tipos de música! Cuando me pongo a escuchar música en casa soy tremendamente ecléctico: ritmos cubanos, africanos, pop inglés de los 80, R&B, etc.
Tras recopilar todo el material, tenía más de 30 canciones compuestas y Nacho Serrano –el productor-, tras escuchar todas las canciones dijo que había “suficiente material como para hacer dos buenos discos”.
A raíz de ahí separamos las canciones según seguían una línea más mística y otra más alegre.
Las 12 canciones de ‘Polo sur’ buscan la melancolía, el misterio, la elegancia; predomina el medio tiempo bailable pero con cierto swing.

LMDR: Has afirmado que tras tantos años en la música no querías encasillarte. ¿Piensas que la evolución que muestras en solitario con este ‘Polo sur’ no se podía plasmar en un nuevo proyecto de Danza Invisible?

JO: Hubiese sido muy difícil hacerlo. Danza Invisible tiene ya una manera muy particular de funcionar y tocar en directo.
Personalmente, hacer este proyecto en solitario lo veía necesario para volver a Danza desde otro prisma y hacer evolucionar la banda.
Cuando se lleva tanto tiempo en un mismo proyecto el hecho de que los integrantes hagan cosas por otro lado es algo necesario.

LMDR: ¿Qué ha sido lo más difícil de llevar hasta ver publicado finalmente ‘Polo sur’?

JO: ¡Ha sido muy difícil todo! No he podido dedicar todo mi tiempo libre a este proyecto ya que con Danza teníamos cerradas muchas actuaciones, tenía que dedicar tiempo a mi familia, etc., ¡y no puedo multiplicarme! -ríe-.
Ha sido mucho trabajo pero estoy plenamente satisfecho con el resultado. Le presenté el material a la discográfica cuando ya todo estaba hecho porque quería sentir que si me equivocaba con este proyecto, el único responsable sería yo.
Con el disco ya editado, creo, sinceramente, que no me he equivocado.

«No me importa si en una canción la afinación no es la correcta, si la interpretación vocal es capaz de conmover».

LMDR: En un principio ‘Besos al aire’ –tremendo medio tiempo- iba a ser el sencillo presentación. En el último momento se optó por ‘Pegado a tu cuerpo’. ¿Qué motivó el cambiar de single?

JO: Particularmente, le tengo un poco más de cariño a ‘Besos al aire’ porque llevo un par de años tocándola en directo y además está dedicada a un buen amigo mío de Zaragoza. En el ultimísimo momento, DRO se decidió por una canción más bailable y comercial como es ‘Pegado a tu cuerpo’.
Cuando se trata de decir qué es y qué no es comercial, delego totalmente porque no tengo ni idea.
No sé lo que le puede gustar o no a la gente desde una primera escucha, pero mi crío anda por casa repitiendo una y otra vez el estribillo.
Creo que ‘Polo sur’ es un LP completo y no es un disco que pueda ser conocido por una sola canción.

LMDR: En ‘Pegado a tu cuerpo’ derrochas sensualidad y recuperas ese sonido emblemático de finales de los 80 y principios de los 90 que devuelve a nuestra mente a formaciones como La Unión y su ‘Más y más’ o Amistades Peligrosas.
¿Qué nueva faceta de ti muestra esta canción firmada por Juan Mari Montes?

JO: Lo más llamativo puede ser que está cantada en un tono más grave que el que es habitual en mi.
La canción tiene en sí un toque a lo New Order, Depeche Mode, Robert Palmer –se pone a tararear la melodía del emblemático éxito ‘Ballad Of Johnny And Mary’-.
Quizá esos toques más soul del final de la canción te hallan llevado pensar en La Unión.

LMDR: El videoclip es un homenaje a esas noches de hotel, de sexualidad clandestina, de crápulas dandys amantes de los excesos…
¿Cómo surgió la idea de hacer un video así?

JO: Pues es una historia muy curiosa porque la idea base surgió para hacer el videoclip de ‘Besos al aire’. Con el cambio de single a última hora se cambió un poco el guión para adaptarlo a la canción.
La letra de la canción es romántica pero tiene también un punto lascivo. Frases como “[…]en el hueco de tu vientre levanto mi hogar[…]” se prestan muy bien para hacer un fuerte contraste con un cantante clásico, bien vestido a la antigua y cantando muy románticamente, mientras todo alrededor está podrido de vicio y depravación.
Si miras el video detenidamente, verás cierta influencia de series como ‘Twin Peaks’.

LMDR: ¿Hay algún hilo conductor o algún nexo común -además del tema del amor- entre las 12 canciones que integran el disco?

JO: En muchas de las canciones se utilizaron instrumentos similares como las guitarras con cuello de botella, el ebow y, en general, muchos efectitos que le dan un ambiente determinado y una unidad al álbum.

«La idea de girar por salas pequeñas y teatros me apetece mucho porque es un disco que se presta muy bien para este tipo de conciertos más íntimos».

LMDR: Nueve de las canciones están coescritas por ti; ¿qué hay por descubrir del Javier Ojeda letrista?

JO: Siempre he estado acostumbrado a cantar letras de otros desde que entré en Danza Invisible
Hubo una temporada en la que intenté escribir canciones pero me daba mucho pavor y lo he ido dejando.
Sin embargo, adaptar los textos de otras personas para que sean canciones sí que lo hago más fácilmente.

LMDR: También en nueve canciones concibes la música; ¿cómo te surgen las melodías?

JO: Soy un compositor un tanto especial, una especie de francotirador de ideas.
Para ponerme a componer siempre necesito un texto o una base musical para, a partir de ahí, hacer crecer la canción.

LMDR: Tras una primera escucha de ‘Polo sur’ se llega a la percepción de un disco fresco y espontáneo. ¿Has dejado todo a la casualidad para este proyecto o la espontaneidad ha sido algo premeditado?

JO: No ha habido nada premeditado en el disco, pero lo que sí hemos buscado es que las cosas no estén demasiado perfectas. Muchos discos pecan de clínicos al estar estudiados en exceso y no quería que eso ocurriese con ‘Polo sur’.
No me importa si en una canción la afinación no es la correcta, si la interpretación vocal es capaz de conmover.

LMDR: Con lo de fresco y espontáneo no me refiero a fallos en la afinación, sino al sentimiento de sorpresa que te deja el disco tras su escucha. Hay momentos del disco en los que parece que la inspiración llega en ese instante y en un principio el resultado no tenía que ser así…

JO: Sí, entiendo lo que dices. Ha influido el hecho de que muchos de los músicos que han intervenido en la grabación vienen de géneros muy distintos como es el caso de Joaquín Cardiel que era el bajista de Héroes del Silencio y llevaba sin tocar ocho años; cuando hablamos del proyecto, se encuentra con un material que es completamente distinto a lo que él venía haciendo, con lo que todo lo que va tocando por primera vez aporta mucha frescura al proyecto.

LMDR: Tras el rotundo éxito que supuso tu colaboración junto a Efecto Mariposa en ‘No me crees’, es ahora Susana Alva –vocalista del mismo- quien colabora contigo en ‘Las palabras solo son palabras’. ¿Es esto la repetición de una efectiva fórmula que os permitió estar durante meses en las principales emisoras de radio, cadenas musicales de televisión, el 90% de los móviles como tono de espera, etc.?

JO: ¡Sí! Por supuesto que es la repetición de una fórmula que funciona porque son dos voces que cuando se mezclan encajan muy bien.
Cuando pensé en el dueto no buscaba el éxito comercial, de hecho, ‘Las palabras solo son palabras’ no es de los temas más comerciales del disco, pero el hacer un dueto surgió porque la canción se hacía muy larga y, además, se prestaba mucho para hacerlo a dos voces.
Susana canta que es una maravilla y, además, es mi amiga. La grabación de esta canción la hicimos hace bastante tiempo, justo antes de que ‘No me crees’ empezase a despuntar, con lo que no hay un interés propiamente comercial en esta colaboración.

LMDR: Supongo que estarás deseando ponerte ya en la carretera para empezar a presentar el disco en directo. Aprovechando que llega el otoño, ¿has pensado en hacer una gira de presentación más íntima por teatros y salas más pequeñas?

JO: ¡Me encantaría empezar ya! De momento, tengo cerrado un concierto el 7 de septiembre en Valladolid y posteriormente una presentación oficial en el Teatro Cervantes de Málaga, algo que estoy esperando con muchísima ilusión.
También sé que haremos entre cinco y diez presentaciones más por el resto de España, aunque todavía está por concretar.
La idea de girar por salas pequeñas y teatros me apetece mucho porque es un disco que se presta muy bien para este tipo de conciertos más íntimos.

LMDR: ¿Qué esperas conseguir con ‘Polo sur?

JO: ¡Postergar un poco más mi carrera! -ríe-. Llevo ya muchos años en esto y me gustaría seguir.
Por otro lado el reconocimiento como artista, que nunca está de más. Saber que alguien se sorprende con mi trabajo, que le gusta…

LMDR: Si todo te va bien, ¿Danza Invisible se convertirá en un bonito recuerdo del pasado?

JO: -Se ríe-. ¡No! –sigue riéndose-. Me acabas de hacer una pregunta en la que debe estar pensando todo el mundo –más risas-.

LMDR: ¡Pues dame la exclusiva!

JO: Danza Invisible seguirá como grupo y yo llevaré mis proyectos en solitario paralelamente.
Me lo he planteado de tal manera que quiero que sea como lo que hizo Enrique Urquijo con su carrera en solitario y paralela a la de Los Secretos.
¡Me encantaría seguir manteniendo las dos cosas!
Todos los que estamos en Danza somos bastante mayorcitos como para saber muy bien lo que queremos y no andarnos con enfados por hacer otras cosas.

(Entrevista de Roberto Alonso en «La Música del Ruido»)

Share on facebook
Share on twitter