Recordando tres décadas de pop

Con una Caseta Municipal abarrotada, el grupo Danza Invisible aterrizó en Úbeda en la noche del pasado sábado para celebrar sus 30 años de trayectoria como una de las formaciones más representativas del pop nacional. Lógicamente, entre el público estuvieron muchos de los seguidores que han crecido y han madurado con su música. Así, aunque se podían ver algunos jóvenes, la mayoría de los presentes ya se había renovado el DNI un par de veces, como mínimo.

Javier Ojeda, vocalista de la banda, saludó al público recordando un anterior concierto programado en la localidad para una jornada en la que no paró de llover. «Allí estuve yo», le gritó alguien del público, a lo que el cantante aseguró que su intención era quitarse la espinita de aquella otra ocasión. Pero las circunstancias hicieron que de nuevo hubiera sorpresas. Y es que, cuando el recital llevaba algo más de media hora, la Caseta Municipal se quedó totalmente a oscuras debido al apagón que sufrió todo el recinto ferial.

Afortunadamente, media hora más tarde se restablecía el suministro eléctrico y el grupo, con todo el buen rollo del mundo y una vez reiniciados todos los equipos, volvió a subir al escenario y retomó el concierto por donde se había quedado, para satisfacción de sus seguidores.

Saludo a un amigo ubetense

Ojeda tuvo un guiño más para la ciudad dedicando una de las canciones al cocinero ubetense David Olivas, prestigioso jefe de cocina del Restaurante Calima de Marbella (dos estrellas Michelín), a quien conoce como buen malagueño y amante de la buena mesa que es.

De esta forma, el veterano grupo integrado también por Chris Navas, Manolo Rubio y Antonio Luis Gil, interpretó sus temas más conocidos, incluidos en su último disco ‘Danza Total’, un doble CD que contiene una selección de canciones que ya forman parte de la historia musical española. No faltó ‘Sabor de amor’ que todos los presentes corearon al unísono.

Punto negativo

Como punto negativo, que se viene repitiendo desde hace años, estuvo el hecho de que no se retiraran todas las mesas y sillas de la Caseta Municipal, lo cual restó espacio en los laterales para el público que verdaderamente tenía intención de disfrutar del concierto, de pie, que es como hay que ver este tipo de espectáculos. Así, la carpa se llenó con menor aforo del que podría haber tenido, y en algunos momentos hubo que frenar la entrada de espectadores hasta que fueron marchándose otros.

Más conciertos

El de Danza Invisible fue el primero de los conciertos gratuitos programados en la Caseta Municipal. Y el segundo lo protagonizó anoche María Luisa España (concursante del programa ‘Se Llama Copla’). El siguiente le tocará los ubetenses Guadalupe Plata, concretamente el 2 de octubre, poniendo la guinda a un festival de música de aquí. Como preámbulo, pasarán por el escenario Dani y Cristina (pop flamenco), DJ Gera y DJ Eva (DJ/rap), MK Ultra Cuts (rap/electrónica), Trhee Sound (rap), Lvoces (rap), Facktory Ub (metal) y Lukas (canción de autor).

Y el día 4 de octubre subirá al escenario Valderrama. Cinco discos avalan su trayectoria de algo más de una década. El último, titulado ’10 años sin playback’ y que también da nombre a su gira 2013, centrará gran parte del concierto. Será un recorrido por las canciones que compuso en sus trabajos publicados, con algún momento intimo en el que dará su visión personal de otras canciones que le formaron como artista, interpretadas a su forma y homenajeando a sus artistas favoritos. Y no faltarán recuerdos a su padre, Juanito Valderrama.

 

(Artículo de Alberto Román Vílchez publicado en Ideal Digital).

Share on facebook
Share on twitter