Yo fui a E.G.B., el festival de la nostalgia analógica

Nacha Pop, OBK, Seguridad Social, Javier de Pecos o Pino D’Angió son algunos de los participantes en este macroconcierto presentado por Carlos Latre

Más de 16.000 «egeberos» han agotado las entradas para el gran festival que tendrá lugar mañana en el Wizink Center de Madrid, «Yo fui a EGB». Se trata de un gran espectáculo conducido por Carlos Latre, en el que se podrá disfrutar de actuaciones musicales a cargo de varias estrellas de la época y será posible pasear entre iconos ochenteros como la furgoneta del Equipo A, el Delorian de «Regreso al Futuro», El Coche Fantástico, los Cazafantasmas o el mismísimo Mazinger Z .

Algunos de los artistas participantes se han mantenido más o menos en forma todo es te tiempo, como Nacha Pop, pero otros regresan prácticamente del ostracismo. Es el caso del inefable Pino D’Angio, «el inventor del rap en Europa», como se presenta al charlar con este periódico. «Me quedé estancado durante seis años pero, después de seis operaciones de cáncer de garganta y con siete “stents” en el corazón, finalmente regreso al trabajo. Ahora, una película alemana con mi banda sonora está en el festival de Berlín y terminé un nuevo álbum titulado “King of Funk 2021”, con siete canciones del ritmo irreprimible que se lanzará en junio de 2019. Soy el antidepresivo de la música moderna».

Él piensa que «hoy no hay música europea real» y que «nada quedará de lo que se hace estos años». Y de la misma opinión, más o menos, es Javier de Pecos, que se ha sumado a este macroconcierto antes de sacar un nuevo disco en febrero. «La escena musical de los 80 y 90 era muchísimo más excitante que la de ahora», asegura. «Con excepción de algunos artistas que hay ahora que sí merecen la pena —continúa—, todo lo demás suena a lo mismo».

Comerse el mundo

Jordi Sánchez, de OBK, es menos categórico y asegura que «cada época tiene sus canciones y sus estilos, que reflejan los cambios y gustos de la sociedad», pero no deja de sentirse algo perdido en estos nuevos tiempos de inmediatez. «Creo que antes nos buscábamos más la vida para comernos el mundo y ahora siento que el mundo nos come a nosotros». Algo parecido piensa Manolo Rubio, de Danza Invisible. «Mirando hacia atrás, me parece una época más sencilla, sobre todo para los más jóvenes. Recuerdo con gran cariño estar siempre con mis amigos, en la calle, jugando y haciendo el golfo. Creo que la tecnología limita de alguna manera esa libertad».

Otra leyenda de este cartel es Seguridad Social, cuyo cantante, José Manuel Casañ, se muestra convencido de que no se exagera cuando se dice que «aquellos años fueron la edad de oro del pop español. Había un abanico más amplio de estilos musicales en primera línea, abordando temas más diferentes y eclécticos de los que se hablan hoy en día».

Yo fui a E.G.B.

Madrid. Wizink Center. 19.00. Sábado 26

Barcelona. Palau Sant Jordi. 19.00. Sábado 9 de febrero.

(Nacho Serrano para ABC).

Share on facebook
Share on twitter