A mí muy bien, gracias

Esta mañana me he levantado dispuesto a ir ordenando ideas musicales, fotos, de todo, y cuando me dispongo a escribiros unas cuantas líneas me encuentro con que se me han quitao las ganas de decir ná, ¡estoy saturado de ordenador! Bueno, ya sabéis que tengo por costumbre largar algo en mi blog a primeros de mes, y qué demonios, este no va a ser una excepción. Os lo debo, ¿no? Pues venga, vamos a ir contando cosillas de este mes que ha pasado y tal…

Danza Invisible ha ofrecido dos actuaciones demoledoras en Estepona y Pamplona, el 30º Aniversario sigue viento en popa. Me encantó volver a estar en Pamplona, aunque ya os digo que lo de San Fermín no es apto para melindres. Un montón de gente con un pedo comatoso, australianos hostiados, el suelo pegajoso de la priba derramada (y algunos fluidos estomacales) y un relativo alivio por tener que recogerme temprano, porque al día siguiente tenía nada más y nada menos que hacer doblete, estando primero en el Rincón de la Victoria (Málaga) para dar el pregón de la feria y nada más terminar, zas, viaje a Ronda donde me cambié de ropa literalmente con el coche en marcha para poder llegar a tiempo a la actuación. Pienso que ha sido la única vez en mi vida donde me he subido a cantar inmediatamente después de aparcar, sin tiempo ni para una copita o cafelito. ¡Pero mereció la pena! Al día siguiente no tuve cuerpo para ir a ver la actuación de Chucho Valdés en Alhaurín de la Torre aunque sí ganas, pero uno no es supermán -¿os había contado que estuve cenando en casa de Chucho Valdés? Qué fuerte, qué crack de músico y persona-. A los que sí vi con mi hermano Jose fue a los Hypnotic Brass Ensemble en el Cervantes, una de las mejores actuaciones que he visto en los últimos años para unas escasas 160 personas…

Ahora debería contaros que la experiencia de «É O NO É» está siendo todo un éxito del que me siento partícipe. La idea que exponíamos Mateo, Wosky y yo era darle la vuelta a la tortilla en la relación pueblo-ciudad y ser nosotros, los urbanitas, los que nos acercásemos al pueblo para conocer de primera mano sus inquietudes y necesidades, hablando siempre desde un plano lúdico-artístico, claro está. En parte el éxito de la empresa está garantizado desde el momento en que pugnamos por implicar a los políticos locales en nuestro empeño y hacerles partícipes de unas noches que hasta la fecha han sido casi, casi, redondas. Daba gusto cantar en Ardales rodeado de críos y mayores en la Plaza del Ayuntamiento («la plaza nunca ha estado tan bonita«, escuché decir a una chica), embellecida por juegos lumínicos y proyecciones de calité, y todo con cuatro duros. Mañana visito Alhaurín el Grande para buscar localizaciones, en septiembre más: tanto en acústico como con banda completa (y una con orquesta, guau).

A ver, más cosas, mmm, ¡ah, sí!, que hemos empezado los ensayos de lo de Marisol. Recomiendo ir pillando las entradas ya porque visto lo visto y oído lo oído la cosa puede ser uno de los acontecimientos musicales del año en Málaga. Nunca se ha visto una unión tan variopinta de músicos unidos en la tarea de reinterpretar el repertorio de Pepa Flores, qué buenas eran las canciones que le hacía Augusto Algueró, sobre todo. Por eso en parte este tributo tan bien va dirigido a él, siento que habiendo sido residente en sus últimos años en Torremolinos, aquí no le hemos hecho suficiente caso y en su fallecimiento no se pasó de los lugares comunes tipo «el-que-fuera-marido-de-Carmen-Sevila-y-bla-bla-bla«. ¡Era un gran compositor, cojones! Un momento, que me despida de Nathalie…

…»Menos mal, porque cada año está más complicado ser artista», me dice cuando le cuento algo muy chulo que me ha salido y que compartiré en breve con vosotros. ¿Ha llegado la hora de hablar del gobierno? Aaghxgfjenfjjekjdkkkk. ¿Sabéis una cosa? Yo no tengo ni puta idea de economía, es mi talón de Aquiles. Aún así que alguien me explique a qué viene esa subida de ¡13! puntos en el IVA de todos los espectáculos, ¿los del gobierno no manejan los datos de que en Portugal, que también subió el IVA al 20%, ha disminuido la asistencia del público en un 45%, y por tanto se está recaudando mucho menos? ¿Son conscientes de que (al menos en Málaga) este año ya ha bajado la recaudación de los conciertos en un 40%? ¿Acaso nos odian? No, eso no, es demasiado simplista, ¿entonces? Ugh, esto es demasiado para terminar, actualmente estoy con tanto curro y tantas inquietudes que me puedo dar con un canto en los dientes, cuando alguien me pregunta cómo me va respondo: «A mí muy bien, gracias a Dios». Y para los Danza en global es un año mejor que el anterior, atentos a nuestro mes de agosto, nada menos que 10 galas 10.

Share on facebook
Share on twitter