Año nuevo, disco nuevo

¿Qué tal? Feliz entrada de año a todos. Tiempo habitual para que la gente haga buenos propósitos, se quite de fumar o recapitule acerca de los resultados del año anterior. Y en nuestro caso, el balance ha de tildarse de moderadamente positivo. Veamos: este año pasado del 2007 he realizado 54 actuaciones, 31 de ellas con Danza Invisible. O sea, que me ha ido estupendamente bien, pero a base de pluriempleo y saber amoldarme a distintas circunstancias….he tocado con la Orquesta Sinfónica, con Efecto Mariposa, con Rebeldes, en trío acústico, en cuarteto acústico, con banda eléctrica, colaborando con la Free Soul Band y, claro está, con Danza. Ya he comentado en alguna ocasión que estos nuevos tiempos de crisis discográfica obligan a arrimar el hombro si quieres salir adelante, y en ello estoy.

31 conciertos es una cifra aceptable, incluso buena, para una banda que lleva una década sin tener un hit. Por ese lado podemos estar contentos, pero no hay que olvidar que en algunos de ellos no ha habido mucho público, y lo más importante, la sombra de entrar de lleno en el revival ochentero ya está ahí. Es una putada, pero para muchos somos sólo el grupo de “Sabor de amor” y “A este lado de la carretera” y para de contar; son las consecuencias de no haber sonado con material nuevo desde hace muchos años, cúlpesele a las radios, la mala suerte, la escasa promoción o lo que sea. Y yo odio el revival. Por eso, y aprovechando que Antonio vuelve a estar en acción, puedo asegurar que con toda probabilidad tendremos nuevo disco este año, sea o no con DRO, sea de descarga gratuita, de regalo con algún producto o de venta convencional. Ahora, nos lo haremos y produciremos nosotros, con las colaboraciones imprescindibles y punto. En principio no había una gran prisa por entregarlo, incluso yo pensaba que este podía ser un año de preparación para publicarlo al siguiente, pero lo necesitamos como el comer. Danza no ha muerto, ni nos hemos separado en ningún momento y tenemos cosas que decir, leñe. Y ya hay algunas ideas en la recámara…

Bueno, el próximo bolo del 12 de enero será casi seguro el último de Rafa, de hecho Antonio lo haría si no fuese al aire libre en pleno invierno y en Valladolid, ¡qué frío! Estos moteros están locos. Y luego, a renovar el show para este año y a seguir con el disco. Que ya tenemos todos ganas, ¿verdad?

Estoy de acuerdo con el amigo patafísica, de nada vale lamentarse por la crisis del disco. Estamos viviendo una época de cambios vertiginosos y si no te adaptas te quedas como un dinosaurio. Otra cosa ya es que lo vea justo, o que esté de acuerdo con el precio de los discos. Para mí, no son nada caros, hace poco me he comprado dos maravillas en internet (“Chez Ravine” de Ry Cooder y “Sunday at the Village Vanguard” de Bill Evans) por el precio de 15 euros -los dos-, incluyendo gastos de transporte. Vamos, rastreando un poco no hace falta gastarse una pasta ni mucho menos. Joder, ¡sólo el parking del coche me costó más de cinco euros hace tres días! Bueno, un abrazo, voy a escuchar el “Lo que pide la gente” de Fania All Stars y ponerme sabroso…

Share on facebook
Share on twitter