El primer «sabor» de la Feria

Javier Ojeda fue nombrado ayer en el Teatro Cervantes abanderado oficial de las fiestas de Málaga.El Teatro Cervantes se vistió ayer de etiqueta para recibir a Javier Ojeda, el abanderado de la Feria de Málaga de este año. El edificio cultural se convirtió por una noche en una gran sala de baile de los años cincuenta y los asistentes, todos vestidos de gala, disfrutaron de las palabras del futuro portador de la bandera y de las actuaciones musicales del coro Peña Axarquía y del grupo Divinas.

Un nervioso Javier Ojeda recibió el nombramiento oficial como abanderado de la feria: «Estoy atacado de los nervios«, afirmó el líder de Danza Invisible. El cantante malagueño confesó no ser muy seguidor de las costumbres de la capital, pero si afirmó sentirse orgulloso de ser el portador de la enseña de la capital: «Considero que todas las cosas que he hecho en mi vida han salido de Málaga«, recalcó. Ojeda no llevaba un discurso escrito y a él lo sustituyó la letra de una canción de Gato Pérez que hacía alusión a su profesión como cantante. El malagueño dedicó sus últimas palabras al «luchador» gremio de la música. «Es un sector que siempre está en crisis«, bromeó. Anoche no era la primera vez que el cantante se subía al escenario del Teatro Cervantes, ya lo había hecho en anteriores ocasiones durante el transcurso de su carrera musical.

«Por representar a nuestra ciudad con su voz y por hacer gala siempre de su corazón malagueño, una persona solidaria y universal«. Así describían a Javier Ojeda todos los que fueron ocupando el escenario del Teatro Cervantes. Coincidían en su calidad artística, haciendo alusión a sus inicios en los años 80 junto al grupo Danza Invisible, y a su calidad personal, por ejemplo por su colaboración y compromiso en temas relacionados con la conservación del medio ambiente.

«Un abanderado excepcional y de lujo«, sentenció el alcalde de Málaga, Francisco de La Torre. «Tiene una chispa especial para llegar a la gente que se aprecia en su música y en su vida«, continuó. Y ensalzó la solidaridad que demuestra el cantante: «Es buena gente y lleva a Málaga en su corazón por donde va«, finalizó. Por su parte, el presidente de la Asociación Centro Histórico de la capital manifestó el deseo en la elección de Ojeda de «homenajear a toda la juventud malagueña«. El presidente también rememoró a aquellos que han precedido como abanderados a Ojeda: Manuel Alcántara, Sergio Scariolo o Pasión Vega, que fue la elegida para portar la bandera del año pasado.

Ojeda será el responsable este año de portar la bandera hasta el Santuario y la Basílica de Santa María de la Victoria. La romería, que se remonta hasta el año 1981, es la encargada de dar el pistoletazo de salida cada año la celebración de la feria de la capital. Este año el evento tendrá lugar el día 15 de agosto tras el inicio oficial el día anterior.

Lo afirmaron muchos durante la gala: su trayectoria profesional le hace merecedor al malagueño de ser el abanderado. Javier Ojeda nació en Málaga en el año 1964. Su carrera comenzó alentada por la movida de los años 80 con el grupo Danza Invisible, que firma éxitos como la canción ‘Sabor de amor’. Posteriormente llegaron sus trabajos en solitario y en la última parte de su trayectoria destacan colaboraciones con el grupo Efecto Mariposa o La Guardia.

El Teatro Cervantes recogió anoche el testigo dejado por el Castillo de Gibralfaro, lugar en el que se celebraba el acto años atrás. La gala pretendía cambiar de aires y unir dos conceptos para darle un toque innovador. Esas dos notas eran por un lado la de los cantantes que han formado parte del festival de El Terral, como Divinas, que actuaron anoche, y el evento tradicional de elección del abanderado.

(Publicado en Málaga Hoy)

 

Share on facebook
Share on twitter