Grabando los pies de la divina Sara (1)

Prolegómenos: A comienzos del mes me da por llamar a JO para indagarle sobre esa colaboración de Sara Baras que me había mencionado días antes. ¿Cuándo va a ser? ¿En qué canción? ¿Y qué va a hacer exactamente? Fui de los privilegiados que acudió a los espectáculos de la bailaora en el Teatro Cervantes y ya sabía del gran feeling que Javier había cogido con toda su troupe desde su colaboración con VerbeRett, una organización benéfica presidida por Sara que es todo un ejemplo de buen hacer con espectáculos multitudinarios que ya van camino de ser cita indispensable de la agenda cultural de Málaga. JO me contesta visiblemente emocionado que la cosa ha surgido de la manera más natural y espontánea: «Mira, tú viste el número que hacía la tía con los percusionistas? Allí sus pies taconeando eran un instrumento más y con una sonoridad increíble, mucho más peculiar que la del cajón. Me quedé dándole vueltas al asunto y caí en que los tacones era lo que necesitaba para dar el contrapunto percusivo en «Hoy debo partir». Le comento via Whatsapp a su cuñado que vamos a utilizar unas muestras de taconeos para el tema y me contesta: ‘Dice Sara que si vas a meter tacones tienen que ser los suyos’. Joder, tío, ni me lo creo. Vamos a Chiclana a grabarla el jueves 10, ¿te apuntas?

El Viaje: Quedamos temprano por la mañana. Conduce el intrépido Charli-E, al que JO va a tener que dar gracias especiales en el disco, no les quepa duda. Va también Gema, la mujer de Javier, que también ha hecho amistad con la bailaora y su hermana Triqui, un cielo de mujer con una sonrisa que se le sale de la cara. Al parecer el director de la sesión va a ser Keko Baldomero, el guitarrista del espectáculo «Voces», me pongo a indagar en el móvil y resulta que tiene un currículum flamenco apabullante, ya ha acompañado a grandes como Mercé, ahí es ná. De pronto, parada nada más salir, resulta que el tipo del estudio ha tenido que salir por una enfermedad de un familiar. ¿Y ahora qué hacemos? ¿Puede Sara por la tarde? Aguantamos una media hora en una gasolinera cercana sin saber qué hacer y nos llama Jose Aguilera, el cuñado de Sara: «Que os vengáis pacá, hemos encontrado otro estudio en el Puerto de Santa María. El sitio se llama Wahín Makinaciones, te paso el localizador.» Ya en el coche, conversaciones animadas sobre las manías de Javier: «Mírale», dice Gema, «lleva una guayabera que le queda enorme, ahora le ha dado por ponerse la ropa de su padre.» Sonríe.

El Estudio: El lugar es precioso, un chalé de los potentes pero sobrio, decorado con buen gusto. Saludamos al ingeniero, un chico joven súper-cuadrado de estos que se ve que hace deporte a tope. Sara ya está en el estudio taconeando sobre una plataforma de madera y JO se muestra encantado con el sonido, nada más llegar eso ya suena. Van pasando el tema y Javier va explicando lo que desea de ella, son como remolinos o pequeñas descargas alrededor de la voz, con un final alargado que han dejado expresamente para el lucimiento de sus pies. A mí la canción me parece maravillosa, de mis preferidas del disco, aunque es triste de narices. «Trata sobre alguien que tiene que dejar su tierra involuntariamente, la letra deja en el aire si el motivo es la emigración en busca de trabajo, una ruptura amorosa o simplemente un desahucio.» Sara Baras baila arrebatada pero contenida, es un espectáculo que su hermana Triqui va filmando en la cabina. Asisto a un momento único, uno viene del rock y la otra del flamenco y «Hoy debo partir» no es ni una cosa ni otra, pero suena a pasión desbordante y solemne. Señoras y señores, el baile de Sara desde cerca es como tocar la divinidad, estamos en presencia de una de las elegidas.

El Ingeniero: ¿De qué me suena la cara de este tipo? Triqui y Jose nos sacan de la duda: «Es Pinto, el que fue portero del Barça.» No me lo puedo creer. El de las trencitas, ¿no? ¿Qué hace este hombre grabando un disco? Pues resulta que estamos totalmente desinformados, Wahín (así le llaman todos sus conocidos) tiene el título de ingeniero de sonido, ha registrado multitud de producciones de hip-hop, flamenco, fusiones de todo tipo y tiene otro estudio en Miami. Y claro, también ha metido en el estudio a sus ex-compañeros de club, al parecer Dani Alves es un músico apañadete y toca la guitarra. Lo que podemos decir es que desde luego Pinto es un encanto además de buen profesional, Keko Baldomero y JO se quedan totalmente satisfechos del sonido extraído de los pies de la única e inconmensurable Sara Baras.

(Continuará)

 

(Un reportaje de Francisco Martos para www.javierojeda.com).

Share on facebook
Share on twitter