¡Gracias, Mr. Ky!

Voluntariamente escojo hoy tanto mi blog personal como la página de Danza Invisible para rendir pequeño homenaje a una de las personas que más ha hecho por nosotros a lo largo de todos estos años, no puedo referirme a otro que a José Cortés «Wosky». Persona dotada de increíble sentido del humor y de semblante siempre paciente, conozco a Wosky desde mis tiempos en la barriada de La Paz, donde se unió a esa pandilla de críos desvergonzados que luego fuimos denominados «la nueva ola malagueña», coincidimos además en el instituto de Santa Paula donde sus hazañas eran bien comentadas, todavía se recuerda esa ocurrencia de meter un asno en clase de Ética ante la horrorizada mirada del profesor («¿Qué pretende usted, profe? ¿Echar al animalito? ¡Eso sí que no es ético!», le espetó nuestro amigo). Sí, menudas nos las gastábamos los del barrio.

Tras unos años de perderle la pista vuelve a aparecer en los años dorados de Danza Invisible, ya residiendo en Madrid y oficiando como fotógrafo. No sé bien cómo, acabó con nosotros como conductor de refuerzo durante dos o tres giras en unos años vertiginosos en los que íbamos de lado a lado del país disfrutando de la música, del éxito y sobre todo de nuestra amistad, al mismo tiempo que comenzaba a desarrollar su hasta entonces desconocida faceta de decorador de interiores, si no que se lo digan al pobre de Paul Slowley cuando se encontró en su habitación una cunita en lugar de su cama; o al bueno de Paster, que hasta la fecha desconocía sus apetencias de fakir. En esos años le iba de escándalo con la fotografía turística y ya había publicado un libro de imágenes de los parajes naturales de Andalucía que, créanme, debe ser de los libros que más he ojeado en mi vida. Y…

…no voy a seguir poque me extendería hasta el infinito. Me he acordado en estos momentos de Jose «Wosky» porque me acaba de montar un cartelito para un próximo concierto acústico que tengo en Castalla y acabo de reparar en qué maravilla es tener un amigo como él. Está para todo, lo mismo te hace una sesión de fotos apabullante para «Polo Sur» que se disfraza de rana para echarme un cable en un concierto infantil. Se agarra una cámara para filmar «Amante a la antigua» o te monta unas imágenes para proyectar en el Echegaray. Te ayuda con la conducción, aporta ideas para cualquier asunto, da ánimos cuando las cosas no salen como tú pensabas. Ahora que «Danza Total» está apunto para la fábrica me asombro de la cantidad de ilusión que ha puesto en el proyecto, probando disposiciones distintas de las fotografías, mirando con lupa cada detalle y trabajando codo con codo con Mateo «Narita» y conmigo como si le fuese la vida en ello. Wosky nos quiere, a todos los Danza (Chris puede atestiguar lo muchísimo que le apoyó en su exposición) y nosotros a él. Gracias de corazón, amigo.

Postdatilla: Cuando alguien no pide nada a cambio por su trabajo uno tiende a valorar menos su esfuerzo por darlo por sentado, o algo así. José Cortés «Wosky» está realizando en estos momentos la imagen corporativa de Málaga nada más y nada menos y está a punto de estrenar página web que esperamos ver en seguida, por Dios. ¿Para cuando una exposición, compañero? Sé de algunos que se aprestarían a tocar en el evento….

Share on facebook
Share on twitter