Malos tiempos para la lírica

La Nochebuena nos sorprendió a todos con la desagradable noticia del fallecimiento de Germán Coppini, el mítico vocalista de los primeros Siniestro Total y Golpes Bajos. Germán y yo nunca fuimos exactamente amigos aunque coincidimos en varias ocasiones, especialmente durante los 80, él siempre fue un tipo muy correcto aunque introvertido, y yo entonces era bastante tímido. La última vez que coincidimos fue hace unos 5 o 6 años en la discoteca El Ensanche en Vigo, yo iba en formato acústico y él estaba estrenando un disco en solitario. Entonces lo vi exageradamente retraído, parecía como asustado del taco que había en los camerinos entre mis músicos y los de Manolo Tena, que también tocaba esa noche. «Qué tío más raro», decía mi corista-guitarrista Paula, que desconocía la importancia que tuvieron Golpes en los 80.

Obviando a los Siniestro, cuya trayectoria posterior ha sido larga y profusa, los años de Germán Coppini al frente de Golpes Bajos marcaron una de las páginas más brillantes en la década de los 80. Fueron una de las bandas españolas favoritas de los Danza y calaron muy hondo en Málaga, donde su mezcla sofisticada de estilos cálidos y letras intelectuales se entendía a la perfección. Germán tenía como vocalista todo lo que los concursantes de OT o La Voz nunca conseguirán: un sello distintivo, ese algo que hace que un vocalista que pueda ser técnicamente limitado sea único en su clase.

Allá por el año 2003 llevaba en mi repertorio con el Tercer Mundo , mi banda de acompañamiento de entonces, algunas de mis canciones favoritas del pop español de los 80, una de ellas era «Malos tiempos para la lírica». Así, como pequeño homenaje quiero compartir esta grabación en directo de excelente sonido con todo aquel que desee escucharla. Un saludo, compañero. https://soundcloud.com/javier-ojeda/malos-tiempos-para-la-l-rica

Share on facebook
Share on twitter